Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo acceso de los autobuses a la estación abrirá en agosto

El nuevo acceso, casi acabado

El nuevo acceso, casi acabado Rafa Vázquez

El nuevo acceso a la estación de autobuses, mediante un puente sobre el río de Os Gafos, que conecta la terminal con la calle Josefina Arruti, estará en servicio dentro de un mes, a mediados de agosto, según el calendario que maneja la Consellería de Infraestruturas. Este viaducto, ya asfaltado y prácticamente terminado, servirá para la entrada y salida de los autocares, de modo que el tráfico pesado asociado a este servicio dejará el próximo mes de utilizar definitivamente la Rúa da Estación, ya que se cerrará el acceso desde esta calle.

Además, la apertura del viaducto permite acometer otra actuación central de este proyecto: destapar el tramo del río de Os Gafos que ahora discurre bajo el hormigón de las dársenas de la estación. Esta reapertura, cuyas obras comenzarán también en agosto, servirán para dar plena continuidad lineal al paseo fluvial que procede de Campolongo.

Exterior de la fachada principal Rafa Vázquez

Las obras de reforma de la estación de autobuses, con un presupuesto de algo más de seis millones de euros, comenzaron en enero de 2020, con un plazo inicial de un año. Sin embargo, diversos problemas, asociados a la pandemia del COVID, pero también a la crisis de suministro de material que afecta a toda Europa (por la escasez de contenedores para el transporte marítimo) y la aparición de una linea eléctrica no prevista dentro del recinto, han provocado retrasos en la ejecución, por lo que el plazo actual para concluir todo el proyecto se establece provisionalmente en octubre próximo.

En el exterior, hace meses que concluyó el acondicionamiento de la explanada en su fachada principal, con una marquesina en dirección a la estación de autobuses, y los trabajos se centraron desde entonces en el nuevo acceso por Josefina Arruti. En el propio edificio, se trabaja tanto dentro, con revestimientos de madera y otras mejoras, como fuera, especialmente en la cubierta.

Obras en el vestíbulo interior Rafa Vázquez

Las obras suponen una inversión de 6 millones de euros, de los cuales la Xunta de Galicia aporta el 75% y el Concello de Pontevedra, el 25%. La mayor partida es destinada a la urbanización y mejora de la intermodalidad, con casi 3,4 millones de euros, para cerrar el actual acceso a las dársenas, ejecutar la nueva vía de acceso desde la calle Josefina Arruti, la reforma de la plaza de acceso a la estación, la eliminación de marcos de encauzamiento del río de Os Gafos y el acondicionamiento de los márgenes y la creación de una senda peatonal con pasarela sobre el río. En cuanto a la reforma de la estación en sí, con algo más de 2,4 millones de euros, consiste en la ampliación del vestíbulo y la reordenación de locales, la mejor acústica y de la iluminación en las zonas de espera, la renovación de los revestimientos interiores, la mejora de la accesibilidad de los aseos, la mejora de la estética de la fachada y de la cubierta y el acondicionamiento térmico de la envolvente del edificio.

En el edificio se apostó por la “reordenación de los locales comerciales y eliminación de los inutilizados; eliminación de la división zonas de espera en primera planta; ampliación del vestíbulo de planta baja; dotación de mobiliario y luminarias; renovación de carpinterías; mejora de la acústica y la iluminación en las zonas de espera; y acondicionamiento y adaptación de la accesibilidad de los aseos”.

También se actúa en la “mejora estética de la fachada; renovación de la cubierta del edificio y de su evacuación de pluviales; reparación de humedades y desperfectos en los elementos constructivos del edificio; acondicionamiento térmico del edificio; adaptación a la normativa vigente de la señalización y los paneles informativos; y cierre perimetral de la estación”.

Una “segunda piel” para la terminal

En la cubierta del edificio, el objetivo es recupera “la cubierta del proyecto original, eliminando la cubierta de chapa que se ha realizado en reformas posteriores y está previsto un acabado “con grava blanca, obteniendo una imagen limpia y agradable”. Asimismo se quieren “recuperar los lucernarios del proyecto original, que dan cierto juego a la cubierta, entendida como una quinta fachada, lo que además permitirá dotar de luz natural al interior del edificio”.

Se propone una “segunda piel” para el edificio hacia las dársenas “a base de chapa acero microperforada, que dé una imagen unitaria al inmueble, tapando las instalaciones vistas y todos los recovecos y salientes de la fachada actual” como se ve en la imagen sobre estas líneas. Esta “segunda piel”, además de dotar a la terminal “de un volumen más limpio, permite generar una protección” frente al sol. El objetivo es “dar orden y limpieza” al interior de la terminal, “buscando un espacio más tranquilo, agradable y cálido, claro y funcional, que se entienda fácilmente y que procure que la circulación sea intuitiva y agradable”, según se detalla en el proyecto.

Para esa zona interior se propone “una nueva rampa que cumpla accesibilidad, con un recorrido totalmente lineal, evitando el giro a 90 grados que existe actualmente”, además de que “tanto la cafetería como el comedor estén claramente abiertos al vestíbulo, mediante paramentos de vidrio, lo que permite una relación visual entre estas zonas y que da un poco más de vidilla a ese espacio”.

Más de Año y medio de obras

1 Un plan en ejecución desde enero de 2020

Las obras tenían un plazo de ejecución de 12 meses, pero el COVID, la crisis de suministros de construcción y otras trabas retrasan el calendario.

2 Más de seis millones de Xunta y Concello

El Concello aporta el 25% del presupuesto, por lo que la Xunta asumió propuestas como abrir el nuevo acceso desde la calle Josefina Arruti.

3 Senda peatonal a orillas del río

Destapar ese tramo de Os Gafos permitirá unir de forma directa la senda fluvial de Campolongo con el paseo ya existente de Josefina Arruti.

Compartir el artículo

stats