Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Familias del colegio Salesianos apoyan al cura acusado de abusos a menores

Afirman ser más de cien padres y madres del alumnado | Piden al juez que “esté por encima del ruido, protegiendo a quien lo necesita y haga justicia y no amarillismo”

El sacerdote, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Pontevedra. |   // R.V.

El sacerdote, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Pontevedra. | // R.V.

“Justicia para Segundo” es un colectivo de apoyo a Segundo C.V., el sacerdote salesiano acusado de abusos sexuales a menores durante un campamento en Cambados y en una peregrinación a Santiago, que fue juzgado en la Audiencia de Pontevedra hace solo una semana. Los firmantes de un manifiesto de respaldo al acusado se presentan como “padres y madres de ex alumnos y ex alumnas, compañeros, conocidos, amigos y amigas” del sacerdote, vecinos de las cuatro provincias gallegas y que “en total somos más de 100”.

El religioso, que fue profesor del colegio de los Salesianos en Vigo está acusado de haber tocado los genitales de los menores en varias ocasiones y en actividades diferentes. Se enfrenta por ello a una pena de 44 años de prisión. Todavía no hay sentencia.

A través de un comunicado, quienes apoyan al sacerdote explican que no han expresado su opinión hasta ahora “para evitar la contaminación de los tribunales”. Rechazan la acusación de supuestos “abusos a menores” que la Fiscalía imputa al sacerdote y educador salesiano, porque “quien conoce a Segundo sabe que solo es un titular y no una sentencia. La gente no cambia tanto de un día para otro” y apuntan que “la historia reciente tiene, tristemente, abundantes y lacerantes capítulos de abusos vinculados a religiosos pero no nos cabe que este sea el caso”. Temen que dicha historia perjudique al procesado y “esperamos que no quieran hacer mala justicia con ánimo de limpiar injusticias anteriores”.

"Quien conoce a Segundo sabe que solo es un titular y no una sentencia. La gente no cambia tanto de un día para otro”

decoration

El colectivo de apoyo al sacerdote, cambadés de 41 años de edad, afirma que “queremos la verdad tanto como valoramos todo lo que Segundo ha hecho todos estos años para ayudarnos en nuestro día a día a padres, madres y educadores, siempre en línea de educar en la honestidad, la coherencia y el trabajo bien hecho”.

En su comunicado, expresan su deseo de que “la judicatura esté por encima del ruido, protegiendo a quien lo necesita y haga justicia y no amarillismo. Pedimos justicia y no titulares o juicios paralelos. Queremos justicia y no una nueva víctima”, subrayan.

En cuanto a los supuestos abusos de los que se acusa al sacerdote, este colectivo, en el que se incluyen padres y madres del alumnado del centro religioso recuerda: “¿A quién puede dolerle más, que a quienes ponemos a nuestros hijos e hijas y nuestra confianza en una orden religiosa?”.

Compartir el artículo

stats