El Gobierno local de Pontevedra anunció la paralización temporal de las obras del gimnasio de la ONCE, por problemas con los equipamientos y los permisos de la acometida del gas, según informó ayer la concejala portavoz, Anabel Gulías. La reforma del antiguo gimnasio se puso en marcha a finales del pasado año.

El proyecto consta de varias intervenciones relacionadas con la mejora de las condiciones térmicas, instalaciones de calefacción y agua caliente, mejora de la accesibilidad, acondicionamiento de la urbanización y del acceso al pabellón y la reparación de la estructura, con una inversión de 448.636 euros. Estaba previsto que la obra concluyese la pasada primavera.

Por otra parte, en la xunta de goberno local celebrada ayer se aprobaron obras en un campo de fútbol Manolo Barreiro de A Xunqueira por 366.030,81 euros, el inicio de la contratación de un servicio de prevención de riesgos laborales por 60.825,60 euros y facturas de telefonía por 13.102,11 euros.