Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lotería de Navidad, fervor en verano

Turistas y vecinos ya forman colas en las administraciones pontevedresas en busca de los números más atractivos | Los loteros afirman que la ventas estivales “son esenciales”

Administración número 9, en la calle Peregrina, en la mañana de ayer. |   // RAFA VÁZQUEZ

Administración número 9, en la calle Peregrina, en la mañana de ayer. | // RAFA VÁZQUEZ

Nunca es demasiado pronto para buscar la buena suerte. A falta de más de cinco meses para el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad, son muchos los turistas y vecinos que ya han comenzado a comprar los décimos más atractivos o curiosos para ese día, 22 de diciembre, que a algunos les cambiará la vida.

En Pontevedra, el fervor por la lotería se deja notar en las administraciones más concurridas del centro urbano. Jeimy Dubis dirige la número cinco en la Praza de A Ferrería y confirma que “a pesar de que los décimos llevan apenas una semana a la venta, ya son bastantes las personas que han comprado”. Compradores que son en su mayoría turistas que aprovechan sus vacaciones para probar suerte en sus diferentes destinos o, simplemente, “como regalo o souvenir” para llevar a la familia.

Cerca de la Glorieta de Compostela, Jorge Martínez observa interesado las series de números recién impresas que cuelgan del escaparate de la administración número nueve. Hay una gran variedad de cifras. “Lo cierto es que el verano es la mejor época para adquirir décimos, porque no hay otro momento en que la diversidad sea mayor”, explica la dueña del local, María del Carmen Cabezudo.

Por su parte, Jorge sigue escrutando cifras y combinaciones; ya que escoger el número de la fortuna es tarea bastante complicada. “La verdad es que siempre busco elegir un número especial o, al menos, que sea bonito”, explica. En su caso, ha venido a pasar unos días a Galicia desde Cantabria y “la lotería es para compartir con mis padres y mi hermano”. Y es que, como indica María del Carmen, “es raro la venta de un sólo décimo, normalmente los visitantes compran varios para compartir o intercambiar”.

Para la lotera, las ventas durante la temporada estival son muy importantes, “sobre todo después de que el año pasado la afluencia de turistas fuera menor a causa de las restricciones sanitarias”, apunta. Una tendencia que confirman en otras administraciones, como en la de Jeimy, quien asegura que “las ventas del verano son las más importantes, porque con la llegada del invierno la clientela se reduce solamente a los compradores locales”.

En cuanto al perfil tipo, los que más compran en julio son hombres de entre 55 y 65 años, que juegan de manera habitual y mujeres de 40-50 que buscan un número concreto. “No hay distinción por género”, indican desde la administración número uno de la calle Michelena, “pero sí es cierto que parece que los jóvenes se animan cada vez más a venir”.

Lo cierto es que por mucho que se desee tentar a la suerte, en la práctica todos los números tienen la misma posibilidad de salir. De hecho, según Lotería Nacional, las posibilidades que cada uno tiene de ganar El Gordo son de un 0,00001% (1 entre 100.000). Todos la misma. Pero hay que elegir y la mayoría de los compradores busca números con significado.

“Los números terminados en impar o los más bajos suelen ser los que más demanda registran”, explican en la administración número uno. En el caso de Jeimy Dubis, el número cinco, uno de los más buscados por excelencia, “ya está completamente agotado”. Le siguen de cerca en demanda el siete y el cuatro.

Este año se esperan, sobre todo, demanda de fechas relacionadas con el COVID, con el fin del estado de alarma o el día de la vacunación. Y es que si hay algo que no conoce de límites ni barreras es, sin duda, el poder de la imaginación.

Compartir el artículo

stats