Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernándo Martínez Vilanova nnficha personal | Autor de “O inverno ausente”

“La epopeya gallega en América estaba por contar”

El historiador del arte novela la vida de los jóvenes de la comarca emigrados a Brasil

Fernando Martínez Vilanova. | // FDV

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez, el escritor y catedrático Manuel Lourenzo y el director del Museo, José Manuel Rey, acompañaron a Fernando Martínez Vilanova en la presentación de “O inverno ausente… aos corazóns galegos de Salvador Bahía”, una novela centrada en la historia de miles de jóvenes que huían de la pobreza y de un futuro incierto.

–En esta novela aborda la emigración como una epopeya colectiva

–Efectivamente, esa fue la imagen que le quise dar, la de una epopeya colectiva, porque me parece que lo merecía. Mirándolo de un modo universal vemos que todos los pueblos que emigraron y con una gran presencia en los países de acogida, como el pueblo italiano o el irlandés, tenían ya su huella tanto en la literatura como en el cine; y era una gran injusticia que la gran epopeya que protagonizó Galicia en América estuviese por contar, no estuviese reflejada ni mínimamente.

–¿Por qué se decantó por este tema?

–A mi me competía reflejar esa emigración tanto por propia ascendencia familiar como por los datos que manejaba en relación a un grupo muy amplio de emigrantes de una zona determinada, que es la de Ponte Caldelas, A Lama o incluso Soutomaior, y que fueron destinados fundamentalmente a una ciudad de Brasil, Salvador de Bahía. Y ahí empiezo mi historia.

Las levas de hombres en el interior para la guerra de Marruecos todavía están por escribir. Era un hecho real: la gente no marchaba porque sí, podía aprender un oficio, de sastre, de carpintero, cantero etc... Había el peligro real de ser reclutado y morir

decoration

–¿Los protagonistas y situaciones están basados en personajes reales?

–Efectivamente, las situaciones son todas reales solo que lo que hice fue personalizar en tres emigrantes, tres adolescentes que desarrollan toda su vida en Brasil, las historias que le sucedieron a mucha gente en diferentes etapas. Personalicé en esas tres figuras atendiendo primero a la que triunfa en la vida y en su proyecto por su propio talento y su voluntad; también al que representa el fracaso de la emigración, del que habló Castelao, al que la enfermedad anuló. Y, por último, está la historia de un calavera, ese hombre que solo vive en el presente, una persona inquieta que anda a lo que caiga, a la oportunidad. Son tres historias simultáneas, complementarias, que permiten contar relatos casi como los que pasaron en el oeste americano, por ejemplo uno de los protagonistas se incrusta en las obras de un tren en la selva y vive penalidades que le dan al libro un aire de frescura, dinamismo y enganche.

Son tres historias simultáneas, complementarias, que permiten contar relatos casi como los que pasaron en el oeste americano

decoration

–En la novela aborda hechos que le sucedieron a vecinos de la comarca de Pontevedra…

–Sí, los tres personajes son de una misma aldea, y como miles de chavales de esa época tuvieron que emigrar. Digo chavales porque tenían 12, 15 o 16 años; lo habitual era que fuesen muy jóvenes, precisamente para evitar que fuesen llamados a filas en la guerra de Marruecos. Además salían clandestinamente del país, tenían que coger el barco en alta mar y lo hacían sin pasaporte ni nada porque oficialmente no se les pedía ningún tipo de título porque esa gente estaba destinada a filas. Es una cosa nueva que se dice en este libro: las levas de hombres en las comarcas del interior para la guerra de Marruecos todavía están por escribir. Era un hecho real: la gente no marchaba porque sí, la gente podía aprender un oficio, de sastre, de carpintero, cantero etc, pero si se marchaban es porque había una expectativa mejor, pero también porque había el peligro inminente de ser reclutado y morir. Hay cierto oscurantismo histórico sobre esa época pero es un hecho que los soldados morían y muchos procedían de zonas miserabilizadas como era el interior de Galicia, Asturias y otras zonas de España.

Las situaciones son todas reales, solo que lo que hice fue personalizar en tres emigrantes, tres adolescentes que desarrollan toda su vida en Brasil, las historias que le sucedieron a mucha gente en diferentes etapas

decoration

–Lo increíble es que la lacra de la emigración continúe

–Sí, ahora es una emigración diferente, como también fue diferente la que se fue a Europa en los años sesenta. Pero la primera emigración, que se produjo justo con el desastre de Cuba, los gallegos que estaban en Cuba en vez de volverse a España lo que hicieron ya en el 98 fue marcharse a Brasil. Fue la que tuvo un gran éxito económico y social, un ejemplo de ello lo tenemos en Pontevedra con el Conde Cabanelas, emigrado a Brasil y que fue quien financió con gran altruismo el Hospital de Pontevedra.

Eran muy jóvenes y salían clandestinamente del país, tenían que coger el barco en alta mar y lo hacían sin pasaporte ni nada porque oficialmente no se les pedía ningún tipo de título porque esa gente estaba destinada a filas

decoration

–Fue una generación filántropa, para empezar fundaron las escuelas de la emigración

Hicieron muchísimas escuelas, pusieron en marcha becas, edificaron casas, construyeron lavaderos, carreteras, caminos… Pongo en el libro que hasta en los cementerios se veía la renovación que supusieron estos hombres triunfantes.

–¿Por qué esta generación, y no las otras, tuvo ese impulso transformador?

–Porque ellos tuvieron lo que aquí se les negó, y que en América estaban muy avanzadas, que eran las escuelas de la masonería. El movimiento en Sudamérica se mezcla de modo muy firme con la iglesia católica y crea unas escuelas de comercio y una red de proteccionismo que ayudaron muchísimo a quienes les hacía falta, a la gente con un poco de talento, con voluntad, con deseo de progresar. Y no tanto un deseo de integrarse, ellos quieren seguir siendo gallegos, pero sí de progresar, y esas escuelas los ayudan mucho.

Compartir el artículo

stats