La Delegación de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Galicia (CESM) exige al Servicio Galego de Saúde (Sergas) que refuerce el personal del Punto de Atención Continuada (PAC) de Baltar-Sanxenxo, ya que la población desplazada se quintuplica con la llegada de las vacaciones estivales y la dotación de personal es la misma que el resto del año.

Los facultativos reprochan a la Gerencia del Área Sanitaria de Pontevedra- O Salnés “su falta de planificación en cuanto a la dotación de más recursos humanos, a pesar de la progresión galopante experimentada por la pandemia en las últimas semanas”.

CESM Galicia afirma que “ante la afluencia de turistas la dotación del PAC es claramente insuficiente, porque además eliminaron el refuerzo de fin de semana con el que contaban a lo largo del año”. Ante esta situación reclaman que se restablezca el refuerzo eliminado y se amplíe a todos los días de la semana desde el 1 de junio al 15 de septiembre.

El Punto de Atención Continuada de Baltar-Sanxenxo atiende una media de 160 pacientes semanales entre los mese de octubre y junio, pero cuando llega el verano la cifra se triplica superando los 500 pacientes a la semana en algunos meses como agosto, lo que, según explican, “supone una sobrecarga de trabajo insoportable en las condiciones actuales”.

En este sentido el Sindicato Médico denuncia que desde primero de julio en este PAC “se producen largas esperas, es imposible de atender convenientemente a los pacientes graves y las aglomeraciones dentro y fuera del centro se suceden días a día, lo que está generando serias protestas, tensiones y conflictos con los usuarios”.

De no dar con una solución a la situación actual, el sindicato advierte de que las consecuencias pueden ser irreparable. “Ya que cuando se tenga que hacer salidas para asistencia domiciliaria, atender a pacientes graves en la vía pública o realizar traslados medicalizados al hospital pueden presentarse pacientes críticos en el centro, duplicarse las llamadas o tener que atender simultáneamente a usuarios con patologías graves o tiempo-dependientes, lo que representan un grave riesgo para la seguridad clínica u para la responsabilidad de los profesionales”.