En seis puertos autonómicos de la comarca (Portonovo, en Sanxenxo; Covelo, Combarro y Campelo en Poio; Aguete en Marín; y San Adrián en Vilaboa) se permitirá la práctica de la pesca recreativa, no profesional, con ciertas limitaciones de horarios y zonas. En cambio, en otros cuatro (As Corbaceiras en Pontevedra; Sanxenxo, Raxó en Poio; y Santa Cristina de Cobres en Vilaboa) se mantendrá la prohibición total de ejercer esta actividad, como ocurre desde 1972. Tan solo las instalaciones de Covelo, en Poio, quedarán libres para la pesca deportiva en superficie sin cortapisa alguna.

Así lo anunció este martes la presidenta de Portos de Galicia, Susana Lenguas, en el Parlamento gallego, donde aludió a un cambio normativo para levantar la prohibición de la pesca no profesional en superficie en 106 de los 122 puertos autonómicos de Galicia. Esta actividad, en teoría, no está permitida en ninguno de ellos desde 1972, tanto por la normativa estatal como la gallega. No obstante, no es raro ver a pescadores en estos muelles.

Según las explicaciones de Lenguas la nueva normativa, que no entrará en vigor hasta que se publique en el Diario Oficial de Galicia, clasificará los puertos en tres niveles en función de las posibilidades de acoger pesca recreativa entre sus actividades. Así, establece un total de 28 puertos libres de toda restricción, entre los que únicamente figura el de Covelo, en Poio, en toda la ría de Pontevedra. Otros próximos son los de San Miguel de Deiro y As Sinas, en Vilanova de Arousa, o el de Cabodeiro, en A Illa.

En otras 78 dársenas se permitirá esta práctica pero con limitaciones de zonas u horarios, todavía no establecidas. Entre ellas figuran los de Portonovo, Combarro, Campelo, Aguete y San Adrián, junto con otros como Meira, Domaio o Bueu en Morrazo, O Grove, Meloxo, Pedras Negras o A Toxa en O Grove, así como en algunos de A Illa, Vilanova de Arousa o Cambados.

Por último, en 16 se mantendrá la prohibición completa “por razones de seguridad u operatividad portuaria”. Es el caso de As Corbaceiras, Sanxenxo, Raxó y Santa Cristina de Cobres, junto con Carril (Vilagarcía), Beluso (Bueu), Aldán (Cangas) o Moaña, entre otros.

Portos de Galicia afirma que el objetivo es que esta nueva normativa esté en vigor a lo largo del verano y se podría revisar este reparto, así como los planos detallados de las zonas habilitadas para la pesca no profesional, en la web de Portos de Galicia. Una vez entre en vigor, se podrá pescar “una vez se complete la solicitud con toda la documentación requerida, sin aguardar por una resolución expresa”. El permiso tendrá vigencia de un año y entre los requisitos hay que contar con la inscripción en la sede electrónica de la Xunta, formalizar un seguir de responsabilidad civil y la firma de una declaración responsable de cumplimiento de las obligaciones exigidas.