Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad, en el foco de Sanidade, a un paso de elevar sus restricciones en pleno verano

La incesante subida de casos derivados del “megabrote” de Mallorca preocupa a la Xunta | Las posibles limitaciones del nivel alto llegarían en el peor momento para la hostelería local

Una terraza de Pontevedra, ayer con el aforo limitado ya al 50%. |   // RAFA VÁZQUEZ

Una terraza de Pontevedra, ayer con el aforo limitado ya al 50%. | // RAFA VÁZQUEZ

La evolución de la incidencia del COVID en Pontevedra y Poio estará el próximo martes en el foco del comité clínico que asesora a la Xunta con la pandemia. Así lo admitió ayer el conselleiro de Sanidade, Julio Comesaña, durante una comparecencia junto a la directora de Saúde Pública, Carmen Durán, en la que presentaron el nuevo sistema de vacunación por autocita y aprovecharon para hacer balance de la situación en Galicia.

“Toda la comarca de Pontevedra, donde la ciudad del Lérez tiene una incidencia acumulada de 86 positivos por cada 100.000 habitantes a 14 días” se encuentra “en seguimiento epidemiológico”, según indicó Carmen Durán, que insistió en que el comité clínico evaluará no solamente este dato, sino un total de 14 variables para establecer las medidas que corresponda.

Y es que la pandemia sigue descontrolada en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, donde en solo dos semanas se han casi cuadriplicado los casos activos. En la jornada del viernes se registraron 62 contagios nuevos y los casos activos aumentaron en 46, hasta los 413, casi cuatro veces más que los 118 que había en el área el pasado 20 de junio.

Esta curva creciente está directamente vinculada con el “megabrote” que surgió a raíz de varios viajes de fin de curso a las Islas Baleares. En este sentido, Comesaña alertó del “incremento importante” de la incidencia entre las franjas de edad más jóvenes, un “escenario diferente” que le permite avanzar que “probablemente” el comité clínico del próximo martes tendrá que “revisar” sus medidas. Si bien la situación epidemiológica “empeora” con respecto a hace semanas, es “diferente” en función de la edad debido al avance de la vacunación, apuntó el conselleiro.

El Servizo Galego de Saúde continúa, por tanto, con los cribados a jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años. Ayer se realizaron pruebas PCR en el Parque Eguren, en Marín, y también en el párking del Hospital Provincial de Pontevedra, donde se ha convocado a 1.435 estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional hasta el próximo martes; concretamente, ayer fue el turno para el alumnado del IES Valle Inclán, con 142 estudiantes de primero de Bachillerato citados. Hoy están citadas 158 personas de Vilaboa y 130 alumnos de primero de Bachillerato del IES A Xunqueira I.

Por municipios, la situación es muy preocupante en la capital pontevedresa, donde los casos activos ascienden ya a 136, tres más que el viernes. La mayor subida de la jornada, sin embargo, la protagonizó Marín, con cuatro casos más (23). En Sanxenxo subieron dos, hasta los 14, y en Poio consiguieron mantenerse en los mismos 41 que tenían el viernes.

Pontevedra –junto a Vilaboa y Barro– entró en la medianoche del viernes al sábado en el nivel medio de restricciones, en el que ya se encontraba Poio. Esto supone, principalmente, la limitación del aforo de la hostelería a un 30% en interior y un 50% en terrazas, frente al 50% y el 100%, respectivamente, que rige en el nivel medio-bajo.

La preocupante evolución de los casos podría llevar a la capital y a Poio al nivel alto la próxima semana, lo que supondría cerrar el interior de la hostelería y limitar el aforo en terrazas al 50%. Tanto las restricciones del nivel medio como las del alto llegan en el peor momento para el sector, ya que el mes de julio debería suponer el inicio de la campaña de verano, que los empresarios confiaban en que supusiera el comienzo de su recuperación tras 15 meses de incertidumbre.

En cuanto a la presión hospitalaria, hay una persona más ingresada en la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo y se mantienen ocho pacientes COVID ingresados en planta de hospitalización. En la jornada del viernes superaron la enfermedad 16 personas. Además, el Sergas continúa con la vacunación masiva de la población a buen ritmo.

Compartir el artículo

stats