Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Autoconsumo: la alternativa ante la subida de la luz

Cada vez más pontevedreses instalan placas solares en sus casas, pues funcionan a pleno justo en los tramos horarios más caros

Trabajadores de Coversun instalando unos paneles fotovoltaicos en Pontevedra.   | // FDV

Trabajadores de Coversun instalando unos paneles fotovoltaicos en Pontevedra. | // FDV

El incremento de la nueva tarifa eléctrica, con sus diferencias de precio según franjas horarias, ha disparado la demanda de autoconsumo fotovoltaico en empresas y hogares, que calculan que podrían llegar a reducir su recibo hasta un 70% con las instalaciones adecuadas. En los últimos meses cada vez más pontevedreses se están sumando a la moda de las energías renovables y no solo por una cuestión ecológica, sino especialmente por lo económico.

“Nos está llamando muchísima gente pidiéndonos presupuestos para la instalación de módulos fotovoltaicos”, explica Ana Isabel López, gerente de la empresa Energía Solar AC, en la calle Cobián Areal. “Poniendo unos paneles de calidad, el ahorro puede llegar a ser hasta del 70%. Nosotros instalamos unos módulos con 25 años de garantía de rendimiento e inversores con cinco años de garantía ampliables a diez”, explica.

“La demanda está subiendo en todas partes, es algo general que estamos notando desde hace aproximadamente tres años, pero en el último año la subida ha sido más fuerte”, apunta Daniel Álvarez, del departamento técnico de Coversun, en la Avenida de María Victoria Moreno, especializada en instalaciones de autoconsumo fotovoltaico para empresas, pero que también las desarrolla para particulares, tanto en viviendas unifamiliares como en comunidades de vecinos.

Esta dinámica en el aumento de las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico comenzó en el año 2019, cuando se suprimió el llamado “impuesto al sol”, y ahora, con el reciente “tarifazo” eléctrico ha tenido el espaldarazo definitivo. A nivel nacional, se calcula que en 2021 podría llegar a doblarse el número de instalaciones de este tipo en los hogares, una tendencia que también se está viendo en Pontevedra y su comarca.

“Antes las instalaciones de autoconsumo eran con baterías, en las que se almacenaba lo que producían los paneles, pero ahora ya no, lo que favorece aún más su implantación”, apunta Ana Isabel López.

A todo esto hay que sumar las subvenciones, tanto de la Xunta como estatales, con las que los particulares pueden obtener descuentos de hasta un 40% en el precio de los paneles solares.

El autoconsumo es la única solución energética que permite conjugar sostenibilidad y ahorro: controlar la producción de energía y el consumo mientras se abarata la factura de la luz. Esto es posible porque los paneles solares funcionan a pleno rendimiento precisamente en los tramos horarios más caros, entre las 10.00 y las 14.00 y entre las 18.00 y las 22.00 horas.

Sin embargo, solo con módulos fotovoltaicos es muy difícil que los consumidores puedan cubrir el total de sus necesidades, por lo que los expertos aconsejan combinar estas instalaciones con otras fuentes de energía también renovables, especialmente las estufas de biomasa o las bombas de calor de aerotermia, que consiste en el aprovechamiento de la energía contenida en el propio aire. Y todo ello servirá no solo como sistemas de calefacción, sino también para refrigerar en los meses de verano.

Compartir el artículo

stats