Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pisos turísticos logran una ocupación del 55% en junio y reservas del 73% para julio

El sector espera una cifras superiores a la etapa prepandemia si la situación sanitaria no empeora | Precios de hasta 1.300 y 1.500 euros semanales en Portonovo y en Silgar

Dos turistas llegando a Sanxenxo. |   // GUSTAVO SANTOS

Dos turistas llegando a Sanxenxo. | // GUSTAVO SANTOS

La ocupación de las viviendas de alquiler turístico de este mes de junio alcanzó el 55%, lo que supone mejorar las cifras prepandemia (año 2019), según indicó la presidenta de la Asociación de Vivendas Turísticas de Galicia (Aviturga), Dulcinea Aguín. El modo en que el coronavirus ha influido en los nuevos modos de hacer turismo está beneficiando a este sector, en cuanto a que proporciona pisos o viviendas en los que los ocupantes no mantienen contacto con otros turistas, al margen de que en muchos casos estas viviendas aportan servicios como terraza, jardín o incluso piscina, con los que el visitante puede disfrutar de unos días de ocio de forma independiente. Esto, unido al avance de la vacunación y a la previsión de una mejoría de la situación sanitaria a medio plazo, hace que este colectivo tenga unas previsiones de ocupación para el resto del verano no solo buenas, sino que mejoran incluso las de 2019.

Según la presidenta de Aviturga, los miembros de la agrupación cuentan ya con reservas del 73% para el mes de julio y del 80% para agosto. Todo ello a expensas de cómo evolucione la situación sanitaria y de que no se llegue a producirse un revés en la evolución de la pandemia.

A estos buenos datos se añade el hecho que en el último año la oferta de pisos y viviendas de alquiler turístico se ha incrementado en un 25 por ciento. Con todos estos mimbres, los propietarios de vivienda de alquiler turístico confían en lograr una temporada histórica.

Precios

Por otra parte, según el informe anual realizado por TecniTasa (Técnicos en Tasación S.A.), sobre los precios del alquiler semanal en las principales zonas de playa, veranear este año nos va a salir un 7,5% más caro debido a que se prevé una alta ocupación por el incremento del turismo nacional. Esta firma de tasación asegura que este verano, que se han reservado los apartamentos con mucha mayor anticipación que en años anteriores, alquilar un inmueble costará de media 926 euros a la semana frente a los 860 euros que se pagaba en plena pandemia en 2020.

Como siempre, la oferta se puede adaptar a la mayoría de los bolsillos. Los presupuestos más altos pueden optar por un piso de 90 metros cuadrados en Portonovo por 1.500 euros semanales, o un apartamento de 85 metros en segunda línea de playa de Silgar por 1.300 euros a la semana, con bajadas en el precio de un 5%, según los datos que ofrece TecniTasa. La compañía sitúa los precios más caros en la Illa da Toxa, donde por un apartamento de 80 metros cuadrados se pueden pagar 2.800 euros semanales, lo que supone una subida de precio del 10%. Quienes opten por opciones más económicas pueden alquilar una semana por 250 euros en pequeños apartamentos.

Los propietarios denuncian intentos de estafa

Propietarios de vivienda de alquiler turístico han detectado en las últimas semanas varios intentos de estafa, procedentes de delincuencia organizada. El modo de actuar es interesarse por el alquiler de las viviendas y abrir el proceso de reserva solicitando para ello una serie de datos al arrendador, como números de cuenta corriente o de tarjeta bancaria, con la excusa de hacer el pago, pero cuyo objetivo real es cometer un fraude sobre dichas cuentas. Los socios de Aviturga han denunciado varios intentos de estafa utilizando un mismo DNI del supuesto cliente. Otra forma de proceder en estos intentos de fraude es solicitar hacer el pago mediante una aplicación específica que también solicita algunos datos bancarios del propietario, para a continuación pasar un cargo a su cuenta bancaria. Ya se han producido varios casos semejantes entre los alquiladores de vivienda turística y muchos de los afectados han recibido el mismo contacto del supuesto cliente cuya identidad se utiliza para dar visos de realidad a la pretendida reserva.

Compartir el artículo

stats