La Xunta de Goberno Local aprobó ayer el convenio de colaboración entre la Concejalía de Benestar Social y Afundación Obra Social de Abanca, para el desarrollo de un programa que permitirá proporcionar de manera gratuita durante el verano un centenar de menús diarios a menores en situación vulnerable. Según el acuerdo del Concello con la entidad, los menús escolares serán distribuidos entre el 1 de julio y el 31 de agosto, cubriendo las necesidades de alimentación de los chavales sobre la base de la información facilitada por los Servicios Sociales municipales.

Según constata el concejal de Benestar Social, Marcos Rey, “este programa de intervención social en favor de personas menores de edad fue puesto en marcha por Afundación en las siete principales ciudades gallegas en respuesta a la situación derivada de la crisis de COVID-19 y al agravamiento de los casos de vulnerabilidad social y riesgo de pobreza”. “El Concello pondrá a disposición de Afundación puntos de distribución física de los menús y asignará un número a cada familia de manera personalizada, de manera que solo se dé a conocer ese número a la empresa gestora de los menús, no transmitiéndose ningún dato de carácter personal y garantizando el anonimato de las personas usuarias. Por su parte, la Obra Social de Abanca proporcionarán una cifra de hasta 100 menús diarios durante todo el verano y efectuará labores de vigilancia y control de los menús escolares, garantizando la aplicación de la normativa sanitaria vigente”, subraya el edil socialista.