Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias que recurren a alimentos en Cáritas aumentaron un 62% desde 2020

La organización realizó un millar de intervenciones el año pasado en Pontevedra

Un hombre pide ayuda económica en una calle de Pontevedra. |   // GUSTAVO SANTOS

Un hombre pide ayuda económica en una calle de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

Los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia del COVID han hecho mella en las familias pontevedresas. El número de estas que recurren a Cáritas Interparroquial de Pontevedra en busca de alimentos aumentó desde el pasado mes de diciembre en más de un 62,5%, al pasar de 16 a 26 beneficiarias.

Así lo asegura la directora de la entidad en la ciudad, Conchi Vázquez, que añade que a estas familias habría que sumar las que se dirigen directamente a las parroquias.

Se mantiene, eso sí, la cifra de beneficiarios que viven en la vivienda temporal para personas de bajos recursos: siete.

El año pasado Cáritas realizó alrededor de un millar de intervenciones en Pontevedra: acogida, comedor escolar, farmacia, pañales infantiles, formación laboral, microhuertas, orientación jurídica, entrega de alimentos, cursos, óptica, transporte, vivienda y servicio de empleo, entre otras.

“Cada situación personal, económica y social es muy particular”

Conchi Vázquez - Directora de Cáritas Pontevedra

decoration

Algunas de ellas tuvieron que ser aplazadas por motivo de la pandemia y el estado de alarma y las restricciones imperantes, como el “Espazo de Encontro” para personas sin hogar de la calle Joaquín Costa.

El perfil de los usuarios son “personas en riesgo de exclusión social, con cargas familiares en la mayor parte de los casos”. “Cada situación personal, económica y social es muy particular”, asegura la directora.

Asimismo, el año pasado provocó un aumento de solicitudes por parte de trabajadores afectados por los ERE y ERTES del sector de la hostelería, uno de los que mayor peso tiene en el municipio pontevedrés. También de empleados de ayuda a domicilio, indica Conchi Vázquez.

Todas las solicitudes de ayuda se valoran por igual en Cáritas, independientemente del perfil del solicitante. “Se valoran por igual todos los casos que se nos presentan. Las situaciones personales, económicas y sociales de cada persona son tan particulares que nos preocupan de la misma manera, procurando atenderlas y acompañarlas lo mejor posible”, manifiesta la responsable.

Voluntariado

Al igual que ocurrió en otras organizaciones sin ánimo de lucro, también Cáritas Interparroquial se vio afectada por la ausencia de muchos de sus voluntarios habituales debido a las restricciones por el COVID, tanto de movilidad como por motivos de salud.

“Dado que casi todas las voluntarias son mayores y tenían riesgo, nos vimos afectados. Pero también es cierto que, en especial en el confinamiento, se nos ofrecieron varias personas de forma totalmente voluntaria para lo que nos hiciera falta: transporte, preparación de paquetes de alimentos, entregas...”, indica Conchi Vázquez.

Con todo, la organización cuenta con una red de 70 voluntarios y el apoyo de más de 400 familias dentro del ámbito urbano y rural de Pontevedra.

Se incrementa el interés en particulares por la donación

La solidaridad de los pontevedreses quedó de nuevo patente con la pandemia del COVID. En Cáritas Interparroquial recibieron donaciones económicas y en especie por parte de particulares, entidades, colegios... “muy generosas”, tal y como informa su directora en Pontevedra, Conchi Vázquez. “Hubo bastantes llamadas en las que nos preguntaban cómo poder hacer entrega de los donativos y también se produjo un incremento en las cuotas de algunas personas sociales, así como de las aportaciones de las parroquias”, indica. Gracias a ello, en la campaña de Navidad pudo hacerse un reparto de juguetes entre 33 niñas y niños con edades comprendidas entre los cero meses y los 16 años. “La sensibilidad y la solidaridad en estos tiempos difíciles quedó de sobra demostrada por parte de muchas personas. Las palabras quedan cortas para expresar nuestra inmensa gratitud a todas ellas”, concluye Vázquez.

Compartir el artículo

stats