La Audiencia de Pontevedra juzgará el 1 de julio a un hombre de nacionalidad colombiana que se enfrenta a cinco años de cárcel y expulsión de España por agredir a una persona en las inmediaciones de un bar de copas de Pontevedra. La Fiscalía le considera autor de un delito de lesiones causantes de deformidad, ya que los puñetazos que recibió la víctima durante la agresión le provocaron la pérdida de dos dientes.

La agresión se produjo sobre las ocho de la mañana del 7 de mayo de 2017, relata el fiscal en su escrito de acusación, cuando la víctima comenzó a discutir con otra persona en las inmediaciones de un local de ocio nocturno. El acusado intervino en la discusión y “movido por la intención de causarle un menoscabo en su integridad física”, explica el representante público, le pegó un puñetazo en la cara a la víctima, golpe que le alcanzó la boca y le partió varias piezas dentales.

El fiscal añade que el acusado ya había sido condenado en marzo de 2016 como autor de un delito de robo con violencia y un delito de lesiones, por los que fue condenado a dos años y tres meses de prisión, pena que fue suspendida por un periodo de tres años. Al haber vuelto a delinquir antes de ese período, la Fiscalía reclama que se le condene ahora a cinco años de prisión y solicita que la mitad de esta pena sea cumplida en España y el resto sea sustituida por su expulsión de territorio español durante seis años. Además, solicita que el acusado indemnice a la víctima con casi 7.900 euros, dinero al que debe sumar el coste de la reconstrucción dental y atención médica.