La alcaldesa de Marín, María Ramallo, presidió en la mañana de ayer una Xunta de Portavoces en el Concello, para abordar la situación que genera en la parroquia de Seixo el cierre de la oficina de Abanca anunciado por esta entidad. En esta Xunta de Portavoces participaron Manuel Santos, por el PP; Manuel Pazos, por el PSOE, y Lucía Santos, por el BNG.

María Ramallo les trasladó a los representantes de las fuerzas políticas representadas en la Corporación las gestiones realizadas hasta el momento para tratar de evitar el cierre de la oficina, como fue el envío de un escrito a la dirección de Abanca para que vuelvan a pensar en esta decisión.

Pleno

Al mismo tiempo, propuso a los tres grupos elevar al Pleno un acuerdo de toda la Corporación, –dado que todos están en la misma línea en este asunto– y que también incluya las reivindicaciones de la plataforma vecinal de Seixo.

“También fuimos informados de que los cierres de oficina están afectando a otros ayuntamientos, por lo que hemos previsto que se realicen posibles reuniones en común que nos permitan darle fuerza a nuestra reivindicación”, explicó la regidora al término de este encuentro.

Otros pequeños municipios de la comarca también se están viendo afectados por el cierre de sucursales bancarias.