El Concello de Pontevedra continúa en su afán de situarse en la vanguardia de las políticas destinadas a romper las barreras de las personas con diversidad sensorial, mejorar su calidad de vida y alcanzar su plena integración. La Concejalía de Benestar Social acaba de dotar a las oficinas del Registro y los Servicios Sociales (Chalé de Fontoira) de sendos bucles magnéticos que facilitarán la realización de los trámites burocráticos la personas que tienen pérdida de audición, con o sin prótesis auditiva. Un bucle magnético es un sistema de sonido que transforma la señal de audio que todos podemos oír en un campo magnético captado por los audífonos e implantes cocleares dotados de posición T.

El nuevo servicio, que fue presentado ayer por el edil responsable del área, Marcos Rey; el teniente de alcalde, Tino Fernández; la presidenta de la Asociación da Organización de Diversidade Sensorial de Galicia (Xoga), María Jesús Monterde; la vocal del colectivo Pilar Iglesias, y una intérprete de lengua de signos, se enmarca dentro de las acciones diseñadas dentro programa municipal “Comunico”, con el que el socialista pretende promover la equidad y la accesibilidad universal en todos los campos de la administración, mejorar la calidad de vida de las personas con pérdida auditiva y alcanzar su plena integración. Según indicó el concejal de Benestar Social, su intención es extender “a todos o la mayor parte de los edificios públicos municipales” estos aparatos portátiles.