El Plan Municipal de Prevención de Condutas Aditivas, impulsado por la Concellería de Benestar Social en colaboración con la Consellería de Sanidade, está desarrollando durante este mes en diversas autoescuelas de Pontevedra el programa “Cambio de Sentido”, que trabaja en la prevención de accidentes de tráfico en los que intervienen el alcohol u otras sustancias y conductas adictivas.

Al igual que nos últimos tres años, la iniciativa está incidiendo especialmente en el uso del teléfono móvil cuando se conduce, debido al aumento de las distracciones y, por lo tanto, de los accidentes que se producen por este motivo. “La Dirección General de Tráfico indica que el peligro de usar el móvil durante la conducción puede ser comparable al de conducir bajo la influencia del alcohol, ya que después de una conversación de minuto y medio, incluso con un sistema de manos libres, el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, la frecuencia cardíaca se acelera bruscamente y se tarda más en reaccionar”. La iniciativa consiste en un taller de una hora de duración impartido en las autoescuelas de la ciudad. Ayer el concejal de Educación, Tino Fernández, visitó una de ellas.