Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un fin de curso diferente

Los alumnos del IES Sánchez Cantón participaron en un yincana por la ciudad

20

Un reto para despedir el curso Gustavo Santos

Cada fin de curso es especial, porque en ellos se ocultan las despedidas, la nostalgia de pretéritos recuerdos comunes y las promesas de veranos inolvidables. Pero hay pocos finales, pocas despedidas, y, en definitiva, pocos comienzos de verano, tan originales como el que ayer vivieron los alumnos y alumnas del IES Sánchez Cantón de Pontevedra.

Los estudiantes tuvieron que enfrentarse a un reto de orientación por las calles y plazas del centro histórico pontevedrés, una yincana en toda regla que también puso a prueba sus conocimientos generales en lengua, física, matemáticas o historia. La actividad, inédita y dividida en distintos niveles de dificultad en función del curso, fue impulsada por el propio centro educativo en colaboración con las concellerías de Deporte y Turismo, que dirigen Tino Fernández y Yoya Blanco. Además, el diseño de los diferentes recorridos corrió a cargo de los alumnos del Ciclo Superior de Técnico en Ensinanza e Animación Sociodeportiva (TSEASD), que ayer se sumaron a la prueba actuando de balizas para recibir a los participantes en cada uno de los lugares clave de la yincana.

A las nueve en punto de la mañana los estudiantes de segundo de la ESO recibieron sus mapas de orientación deportiva, cedidos por el Club Aromón Pontevedra - Montañeiros Arroelo y, como auténticos exploradores, emprendieron en grupos una carrera hacia los entresijos de la propia historia. Cruzaron calles, parques, plazas, avenidas y jardines, en la búsqueda inagotable de los diez puntos que les llevarían a la victoria. “Fue muy divertido. La clave para avanzar rápido estuvo en conseguir que los diferentes miembros del grupo se pusieran de acuerdo sobre la dirección que tomar”, explicó Marcos al poco de llegar a la meta con sus compañeros.

Los escolares tras recibir sus mapas para realizar la yincana. Gustavo Santos

Cada equipo disponía de una tarjeta de control, una cuartilla en la que figura el nombre del grupo, el número de miembros y diez recuadros dibujados y numerados, correspondientes con cada enclave emblemático de la ciudad que debían visitar. En estos puntos fueron recibidos por un alumno o alumna del Ciclo Superior de Animación Sociodeportiva, encargados de formular una pregunta didáctica sobre alguna de las diferentes materias cursadas durante el curso. Los estudiantes debían consensuar una respuesta y, si acertaban, recibían una pegatina que les permitía continuar el recorrido hacia la próxima parada indicada. “Algunas preguntas eran complicadas, pero siempre logramos resolverlas con la ayuda del equipo”, indicaron Ainhoa y Marta una vez completado el recorrido.

Y es que el compañerismo, el trabajo en equipo y la complicidad fueron los ingredientes clave de esta actividad, que no solo puso a prueba los conocimientos adquiridos, sino también valores como la amistad, el respeto y la convivencia en grupo. “Es genial participar en juegos en equipo, porque aprendemos mucho los unos de los otros”, comentó Antía, dispuesta a repetir la actividad el próximo curso.

Alumnos participantes tras una pista de la yincana. Gustavo Santos

Los grupos visitaron lugares como la Plaza de Méndez Núñez, la Basílica de Santa María, el santuario de A Peregrina o la Plaza da Leña. Estos dos últimos fueron los lugares elegidos por las alumnas María Araújo y Sofía Blanco para presentar en el cartel del evento. Sofía explicó que el la idea del diseño surgió durante una clase de plástica con su profesora Carmen Pernas, “la idea fue elegir dos espacios muy reconocibles de Pontevedra, como son A Peregrina y la Praza da Leña y, junto a elementos como los tentáculos del pulpo, meterlos en una explosión de color, con un resultado un poco espontáneo”.

Un cartel muy colorido que irradiaba una alegría muy similar a la que reflejaron los rostros de los escolares al acabar la prueba. La entrada del instituto se convirtió en una gran pista de baile para recibir a los intrépidos exploradores. No faltaron las canciones, los bailes y las risas en una despedida de verano singular para los alumnos de primero y segundo de la ESO.

Los chicos y chicas de tercer y cuarto curso serán hoy los protagonistas de la yincana a la que se pondrán el broche de oro con la entrega de premios que el Concello tiene preparados para los estudiantes.

Compartir el artículo

stats