La mayoría que suman BNG y PSOE en el pleno municipal rechazó una propuesta del PP para “humanizar” el barrio de A Seca “abandonado e inexistente para el Gobierno del Concello de Pontevedra”, sostuvo la concejala del Partido Popular Pepa Pardo. La oposición presentó una moción que pedía un plan de reforma integral para este barrio, que se concretaría en el arreglo de las aceras, desbroce de maleza, reposición del mobiliario urbano roto o en mal estado, la desratización de este ámbito y la creación de zonas de ocio y deportivas.

“A ustedes solo les interesa el centro de Pontevedra; con su rechazo a esta moción están afirmando que para ustedes hay ciudadanos de primera y de segunda”, dijo la edila popular, después de criticar que una baldosa en la calle Peregrina o en Benito Corbal se repara al momento, pero en zonas como A Seca pueden estar rotas durante años sin que se repongan.

“Con el mayor presupuesto de la historia de Pontevedra no tienen nada para el barrio de A Seca”, añadió la popular, quien lamentó que para el Gobierno local este barrio sea “territorio comanche”.

El edil de Obras Urbanas, Demetrio Gómez, criticó que el PP no hiciese “ni la primera propuesta” cuando se presentó el proyecto de presupuesto municipal de Pontevedra “y ahora vienen con esto; ningún Concello puede funcionar según las ocurrencias o cambios de humor del señor Domínguez”, dijo Gómez Xunqueira, en alusión al portavoz del grupo popular. El responsable de las Obras Urbanas añadió que la edila Pepa Pardo “me recuerda a los alumnos pelotas” por defender mociones para “quedar bien”, y que finalmente “no les caen bien ni a sus compañeros ni a los profesores”.

“¿Que le caigo mal a usted? A mi que me importa”, respondió la edila, antes de defender las reivindicaciones vecinales. Al grupo socialista Pardo le recordó que en su programa de las últimas elecciones prometía “un plan de humanización para A Seca” que ahora, al formar parte del Gobierno, ha olvidado.

En el pleno de ayer se debatió además la moción del PP para exigir que el Ejecutivo central no indulte a los independentistas catalanes condenados. Esta cuestión se convirtió en un cruce de acusaciones sobre las políticas estatales desarrolladas por PP y PSOE en sus respectivos mandatos y sobre los diferentes indultos concedidos por ambos partidos cuando habitan la Moncloa. La moción fue rechazada.