La Guardia Civil ha investigado penalmente a tres jóvenes por su presunta implicación en un delito de robo con fuerza en Sanxenxo, al apoderarse de dos perros de la raza American Bully, que fueron robados en la villa turística. Los dos animales se encontraban en dos pisos de Vigo, donde residían los presuntos autores, según el anuncio hecho público por el instituto armado en la mañana de este lunes.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado mes de mayo cuando el propietario de un criadero de perros en el municipio de Sanxenxo denuncia en el puesto de la Guardia Civil que le habían sustraído dos cachorros de American Bully valorados en unos 16.000 euros.

A través de la información facilitada por el denunciante se pudo saber que, al menos, uno de los perros podría encontrarse en Vigo y las sospechas recaían sobre unos jóvenes que días antes al robo se habían interesado por la compra de los perros, "al darse la circunstancia de que estos jóvenes sabían que el día que se cometió el robo el dueño del criadero estaba de viaje", señalan los portavoces de la Guardia Civil.

Dos hermanos, de 30 y 24 años, vecinos de Vigo y la novia de uno de ellos, de 29 años, que fueron investigados penalmente como presuntos autores de un delito de robo

Añaden que las gestiones realizadas por efectivos del puesto principal de la Guardia Civil de Sanxenxo, con la colaboración de las patrullas del Seprona de Vilagarcía y Pontevedra, concluyeron con la recuperación de los dos cachorros en poder de estos jóvenes que, al ser localizados, no pudieron acreditar la propiedad de los animales. Se trata de dos hermanos, de 30 y 24 años, vecinos de Vigo y la novia de uno de ellos, de 29 años, que fueron investigados penalmente como presuntos autores de un delito de robo.

El Seprona tomó muestras de ADN de los dos cachorros y de sus padres para acreditar el origen de las mascotas

Al no poder acreditar documentalmente el origen de los perros, por parte del Seprona se procedió a la toma de muestras de ADN de los dos cachorros y de sus progenitores para acreditar de manera indubitada su origen.

Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Instrucción número 1 de Cambados, donde deberán comparecer los investigados cuando sean requeridos.