DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La radioafición vuelve a estar de moda

La segunda edición de Caza la Onda alcanzó récord de participación

Participantes de la segunda edición de Caza la Onda   | // FDV

Participantes de la segunda edición de Caza la Onda | // FDV

“Vivimos conectados”. Una frase que en la sociedad actual no para de repetirse y que lleva implícita una red wifi y un dispositivo con conexión a Internet. Algo que no siempre tiene que ser así. Si una misión espacial volara a la estación internacional y se quisiera entablar conexión con los astronautas enviados al espacio, las opciones de Whatsapp o Instagram estarían descartadas. Sin embargo, hay una red social que sí podría lograrlo: la radioafición.

Existe una alternativa a Internet. Y es que aún cuando las comunicaciones se cortan por una tormenta o algún fallo en el servicio, las ondas de radio siguen funcionando. Es tan sencillo como tener una estación de radio, una antena y una fuente de energía con la que alimentar el equipo.

Precisamente ese es el material que emplean los miembros de Radioafición Pontevedra para llevar a cabo una amplia variedad de actividades con el objetivo de “disfrutar transmitiendo y promover la pasión por las ondas electromagnéticas entre los más jóvenes”, explica Antonio Castrillo, fundador junto Juan Painfeiras del grupo de aficionados.

Fue en el año 2016 cuando estos dos amantes de las comunicaciones radiofónicas, y ante el descontento por “la escasez de eventos y su forma de organización”, decidieron atreverse a constituir sus propios proyectos. “El primer concurso que preparamos fue llamado Cocido Contest. Consistió en establecer comunicación entre todos los participantes durante el transcurso de una semana y celebrar la entrega de premios justo la semana después, con unos cálculos de resultados en tiempo récord y sentados alrededor de un cocido”, indica Antonio.

El Cocido Contest tan solo fue el comienzo de una afición que llegaría a implicar en sus actividades a personas de distintas partes de Galicia, e incluso, del mundo. “Para conmemorar las fiestas de la Virgen Peregrina decidimos poner en marcha una nueva actividad: diploma Fiestas de la Peregrina. Fue la primera vez que contamos con presencia de estaciones internacionales”, detalló Castrillo.

Un radioaficinado muestra la antena creada por él mismo. | // FDV

Además, desde Radioafición Pontevedra aprovecharon la oportunidad que les ofrecieron estos contactos internacionales para promocionar la propia cultura local. “En el diploma de la Peregrina, por ejemplo, mandamos sílabas de la frase: Pontevedra Boa Vila, y, en el diploma Tapas de Galicia, la misión era recibir el nombre de distintas tapas tradicionales de nuestra gastronomía”.

Pero si hay un evento que destaca desde los inicios de Radioafición Pontevedra es Caza la Onda. “Se trata de probar la pericia de buscadores y ocultadores de ondas. Unos para tratar de localizar desde donde esta emitiendo, y los otros para intentar enmascarar su ubicación y despistar a los buscadores”.

Una prueba de habilidades que el pasado sábado celebró su segunda edición con récord de participantes, a pesar de las condiciones sanitarias derivadas de la COVID. “Estamos muy satisfechos con los resultados de participación porque han cumplido nuestras expectativas.” El encuentro sirvió también para compartir conocimientos y capacidades técnicas, ya que algunos de los participantes presentaron sus propias antenas. “Una muestra del amplio potencial que tiene la tecnología”, concluyó Antonio Castrillo.

Compartir el artículo

stats