La situación epidemiológica en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés continúa en la llamada fase de meseta, con cierta estabilidad y pequeñas fluctuaciones puntuales. Estos mínimos repuntes son como el de ayer y hoy, con el ligero aumento de personas ingresadas en planta de hospitalización, donde hay una más, un total de 14. De ellas, 11 están en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra y tres en el Hospital do Salnés. No ha habido variación, sin embargo, en los casos más graves, con dos pacientes -los mismos que ayer- en la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo. Asimismo, permanecen 231 positivos COVID evolucionando en sus respectivos domicilios bajo supervisión médica.

Según los datos facilitados por el Servizo Galego de Saúde, los casos activos en el área sanitaria bajan en uno, con un total de 247, y esto sucede a pesar de que se registraran 16 contagios nuevos en las últimas 24 horas.

Un total de 17 personas han superado la enfermedad en la última jornada, alcanzándose un total de curadas desde el inicio del plan de contingencia de 13.866, mientras que han fallecido por este virus 181 pacientes. El último fallecimiento se registró ayer en Montecelo y se trataba de una mujer de 81 años que presentaba patologías previas en su historial médico.

En cuanto a realización de pruebas PCR, en las últimas 24 horas se han hecho 730, que se añaden a las 237.656 ya efectuadas desde el inicio de la pandemia en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés.

Continúa, además, la vacunación masiva de la población. Hoy están citadas 2.250 personas de entre 50 y 59 años para recibir el suero de Pfizer en el Recinto Ferial y otras 300, menores de 60 años, para recibir la segunda dosis de AstraZeneca en el Hospital Montecelo.