La Casa da Quintán de Ponte Caldelas “ya tiene todo listo para que se licite su puesta en marcha como centro de menores, que será pionero en España por su carácter especializado ", según anunció ayer el portavoz de Asuntos Sociais del Grupo Popular, Alberto Pazos, en el Parlamento de Galicia.

De esta forma, se descarta elproyecto "intergeneracional", con personas mayores, que defendía el Concello. Al respecto Pazos Couñafo ha explicado que “la estructura de este edificio no permite construir un centro asistencial para personas mayores, ya que no tiene el espacio y la configuración para atender las necesidades especiales de accesibilidad de las personas dependientes”.

Ha añadido que “la disposición de casa familiar ofrece un ambiente cálido y acogedor para los menores y también cuenta con una amplia zona exterior para actividades al aire libre”. Además, ha manifestado que se trata de un servicio necesario en la provincia de Pontevedra, donde se completan las vacantes a tal efecto.

Por ello, insistió en "la imposibilidad de convertirlo en un centro intergeneracional, ya que no cuenta con los espacios necesarios o accesos independientes que requieren este tipo de centros, y ninguno combina la atención a menores con la atención a personas mayores".

Alberto Pazos agradeció al Patronato de la Fundación Sálvora "el acuerdo unánime, adoptado en junio de 2020, de modificar y ampliar el uso del inmueble para que la Casa da Quintán pueda utilizarse para la prestación de servicios sociales". En este sentido, ha manifestado que este edificio "estará dedicado a las finalidades planificadas y anunciadas por la Consellería de Política Social, teniendo en cuenta las necesidades reales y los planes de la Fundación Sálvora".