Ampliar los espacios sin humo y evitar la exposición de los menores al tabaco es uno de los retos que se marca la AECC de Pontevedra en el Día Mundial sin tabaco. Otro, muy claro, es que para 2030 quienes cumplan la mayoría de edad nunca hayan fumado, dado que actualmente la edad media de inicio es a los 14 años.

“Nos preocupa mucho la exposición de los menores al humo del tabaco, porque también afecta. La gente cree que está en un espacio abierto y el humo no perjudica, pero no es así”, apunta la presidenta de la asociación, Carmen Abeleda. “Queremos ampliar la ley y que no se fume en espacios donde hay menores”, añade. En este sentido expone que ampliar la ley pasa también por implementar acciones que ya se han hecho en comunidades como Galicia donde existen playas sin humo. Durante estos días la asociación está concienciando en los centros de educación repartiendo información y carteles entre las familias. También han trabajado con los escolares de primer y segundo ciclo de primaria, que han recibido un original cartel para colorear, con un mensaje para concienciar a sus padres/madres: “Mamás, papás: queremos respirar”.

Además en los días previos han colaborado con muchos locales de hostelería con cartelería y pegatinas para indicar que son lugares “libres del humo del tabaco”, aunque recuerdan que no son de prohibición sino de información para respetar los espacios sin humo. Así quieren concienciar a la población de la necesidad de ampliar los espacios sin humo, una campaña donde el sector hostelero se ha volcado.

Caber recordad que solo en 2020, la Asociación Española Contra el Cáncer de Pontevedra realizó 137 intervenciones de deshabituación tabáquica en toda la provincia.