DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La autovía do Salnés y el enlace de A Lanzada, los viales con mayor caída de tráfico por la pandemia

Ambas carreteras autonómicas registraron el pasado año un descenso de circulación próximo al 25% | La PO-308 en Poio no llegó a 15.000 vehículos diarios y la variante de Marín perdió casi dos mil EEn abril el tránsito fue mínimo

La Autovía do Salnés, desierta de coches durante el confinamiento de la primavera de 2020. |  // IÑAKI ABELLA

La Autovía do Salnés, desierta de coches durante el confinamiento de la primavera de 2020. | // IÑAKI ABELLA

Que 2020 iba a registrar unas cifras insólitas, por bajas, de uso de las carreteras era evidente, pero en algunos casos la caída de tráfico ofrece resultados muy llamativos. El confinamiento domiciliario entre marzo y junio y las restricciones de movilidad durante el resto del año a causa de la pandemia provocaron que viales que generalmente registran una saturación de coches todo el año –y en especial en verano– mostraran durante buena parte del pasado ejercicio una imagen inusual.

Es el caso de la Autovía do Salnés y su prolongación, en corredor de un carril en cada sentido, hasta A Lanzada. Ambos viales, que en realidad se pueden considerar uno único y es uno de los principales accesos a las playas, tuvieron el año pasado en torno a un 26 por ciento menos de tráfico que en el ejercicio anterior, a consecuencia de las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia. Así se desprende del informe anual de aforos de las carreteras autonómicas, que acaba de publicar la Consellería de Infraestructuras de la Xunta.

La AG-41 (Autovía do Salnés) es uno de los viales de la comarca que se han visto más afectados por la caída del tráfico, por su dependencia del turismo y los viajes de ocio hacia Sanxenxo y O Grove, que en 2020 se vieron muy limitados por el coronavirus.

La Autovía do Salnés es uno de los viales de la comarca que se han visto más afectados por la caída del tráfico

decoration

En su memoria anual de aforos, la Consellería cifraba en un 21 por ciento menos los vehículos que el año pasado transitaron por las carreteras de titularidad autonómica. Lo que sí aumentó fue el porcentaje de vehículos pesados con respecto a los turismos, dado que el transporte de mercancías apenas se detuvo.

Los datos de aforos de los viales de Pontevedra y O Salnés avalan el gran peso de los viajes recreativos en la comarca, puesto que no solo la Autovía do Salnés supera con amplitud el porcentaje de descenso de tráfico de la media gallega, sino que también están por encima de ese 21 por ciento de merma la vía rápida de Barrantes a Cambados (VG-4.2), con un 24 por ciento menos; o el enlace de la vía rápida hacia A Illa de Arousa, con una caída del 22 por ciento del tráfico. Por su parte, la PO-308, que atraviesa Poio y Sanxenxo, mostró un notable descenso, del 18 por ciento, pero no tan elevado como la Autovía y el Corredor, ya que funciona también como vial de conexión interna dentro de sus municipios. En su caso, se pasó de casi 17.300 coches diarios a menos de 14.300.

Autovía do Salnés

El descenso de vehículos se situó también por encima del 20 por ciento en viales de tráfico más doméstico o vinculados a desplazamientos laborales, como la PO-226 entre Moraña y Campo Lameiro, la PO-233 que enlaza Pontevedra y Cerdedo-Cotodade o la PO-452, que discurre entre O Pino, Marcón y Bora.  Otras carreteras autonómicas en parecida situación son la PO-549 (en el tramo entre O Rial y Caleiro), o la carretera de Vilagarcía a Pontevedra, la PO-531. Esta última registró una media de 15.500 vehículos diarios el año pasado, frente a los 19.800 del curso anterior.

De abril a agosto

El volumen de tráfico varió mucho entre los meses de menor actividad, que fueron los del confinamiento estricto de primavera, y los de verano. En el caso de la Autovía do Salnés, y tomando como referencia el tramo entre Meis y Ribadumia, registró únicamente una media de 4.300 vehículos diarios durante el mes de abril, frente a los 28.000 de agosto. Ambas cifras son inferiores a las del año previo a la pandemia. Así, en abril de 2019 pasaron por esa zona de la autovía más de 18.000 automóviles, mientras que en agosto se disparó a cerca de los 35.000.

Otra carretera relevante por su peso turístico es el corredor de A Lanzada. La afluencia fue testimonial durante el encierro domiciliario (en abril solo pasaron 1.700 vehículos de media diarios), pero se disparó como es habitual en verano, superando los 16.000 automóviles diarios de media en agosto. El mismo mes de 2019, los medidores de la Xunta habían registrado casi 19.000. Desde hace años, el Ayuntamiento de O Grove solicita el desdoblamiento de esta vía rápida en una autovía de cuatro carriles.

Otra de las vías rápidas más transitadas es la que comunica la Autovía do Salnés y Barrantes con Cambados. El año pasado rondó los 14.600 vehículos diarios entre julio y agosto, cuando en el ejercicio anterior habían sido más de 18.000 en agosto.

La variante de Marín perdió dos mil vehículos el pasado año

decoration

Donde también hubo un recorte signiticativo es en la variante de Marín, que perdió dos mil vehículos el pasado año, al pasado de casi nueve mil coches diarios a poco más de 7.100. En este mismo municipio, la PO-551 entre Marín y Bueu, registró cifras muy similares, al pasar de 9.155 vehículos diarios en 2019 a poco más de 7.200 en el año más castigado, hasta ahora, por la pandemia.

Otro vial turístico significativo es el de acceso a A Illa, que estuvo por encima de los 10.000 automóviles al día desde junio hasta diciembre, registrando un máximo de 17.800 en julio. El año anterior a la pandemia, se alcanzaron registros medios de 19.600 unidades en agosto.

Todos estos datos indican que por mucho que el verano turístico del año de la pandemia fuese mejor de lo esperado, fue bastante peor que el de 2019.

Obras en carreteras

La Axencia Galega de Infraestructuras ha adjudicado, por unos 260.000 euros, la ejecución de la mejora de la conexión de la Autovía do Salnés con la carretera PO-504, en el término municipal de Sanxenxo. Está previsto que las obras, adjudicadas a la empresa Construcciones Fechi, S.L.U., se inicien en septiembre para evitar el impacto en el tráfico en verano.

Autovía do Salnés

El objetivo es construir un nuevo ramal para vehículos procedentes de O Grove y A Lanzada y que salgan de la autovía de Sanxenxo para conectar con la PO-540, en sustitución de la actual. La actuación requiere expropiaciones, con el levantamiento de actas previas previsto para el 10 de junio, y la convocatoria de pago de depósitos previos y formalización de los actos de ocupación del terreno será el 16 de septiembre.

Para evitar los habituales atascos veraniegos, la intervención de la Xunta se centra en optimizar la conexión de este ramal de salida al enlace con el PO-504. Para ello, se construirá un nuevo ramal de salida, con un radio de giro adecuado, que sustituirá al actual y permitirá eliminar el Stop. Además, se ampliará la plataforma vial entre las rotondas del cruce de Sanxenxo y la PO-504 y se habilitará un carril adicional de acceso directo.

Las obras se complementarán con otras acciones de refuerzo de la seguridad vial, como la reubicación de postes de alumbrado, la renovación de señalización y la colocación de balizas de separación de sentido en el ramal entre rotondas.

Compartir el artículo

stats