El Concello de Poio acaba de completar uno de los últimos requisitos para poder aprobar las bases que permitirán la dotación de ayudas económicas directas a empresas, autónomos y negocios que vieron reducida, de manera drástica, su actividad profesional el COVID.

El Gobierno local abre una línea de 150.000 euros (100.000 correspondientes a fondos propios y 50.000 de una aportación de la Diputación) para impulsar esta iniciativa y que está contemplada en el Plan Activa 2021. La modificación afecta al artículo 22, que hasta ahora no permitirá la dotación de ayudas a entidades que tuvieran deudas con administraciones públicas. En las bases impulsadas por la Administración local para el reparto de estas ayudas se contempla la posibilidad de otorgar estas ayudas a negocios que se encuentren en esta situación, siempre y cuando resuelvan estas deudas en un plazo máximo de 30 días. El Gobierno local recuerda que “hay profesionales que tuvieron problemas a la hora de acceder ayudas debido al tema las deudas. Entendemos que es imprescindible dar margen a los afectadas a la hora de hacer frente a estas deudas y que, al mismo tiempo, tengan derecho a recibir estas ayudas”.