Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayudar para seguir ayudando

Cáritas Interparroquial Pontevedra presenta una campaña de micromecenazgo para las obras del nuevo albergue para personas sin hogar

Acto de presentación de la nueva web y micromecenazgo en el Sagrado Corazón.  | // RAFA VÁZQUEZ

Acto de presentación de la nueva web y micromecenazgo en el Sagrado Corazón. | // RAFA VÁZQUEZ

“En tiempos difíciles la respuesta nunca puede ser ‘no hay nada que hacer’, sino ‘¿Qué puedo hacer?’”, reivindicó ayer Concepción Vázquez Val, la directora de Cáritas Interparroquial Pontevedra en un acto donde presentaron su nueva página web y una campaña de micromecenazgo para la construcción del nuevo albergue para personas sin hogar. La organización hizo balance de un año complicado y alabó la labor del voluntariado, más necesaria que nunca.

“Desde Cáritas siempre tuvimos claro que, guardando las precauciones y directrices marcadas por las autoridades sanitarias, urgía estar más pendientes que nunca de las situaciones precarias en las que se iban a encontrar muchas familias. El miedo nunca fue nuestro motor, sino las personas que estaban pasando dificultades”, añadió. Por ello durante todo este tiempo continuaron haciendo acogida, atención y acompañamiento de las personas más vulnerables. Reorganizaron los recursos durante 2020 y realizaron 995 atenciones directas para alimentos, comedor y material escolar, bolsa de empleo, vales de Arroupa, reparto de pañales, óptica, transporte o vivienda. Por proyectos, la vivienda de acogida personal dio techo a 12 familias, en tanto que las microhuertas de Lérez facilitaron cultivos de autoconsumo a 10 familias. Igualmente, se prestó asesoría legal a 10 personas. Todo ello con una red de 70 voluntarios, y el apoyo de más de 400 familias dentro del ámbito urbano y rural de Pontevedra.

En el acto celebrado ayer en el colegio Sagrado Corazón de Jesús, recordaron que el Albergue San Javier para personas sin hogar se cerró al poco de iniciarse el estado de alarma y pasó a gestionarse desde “Reina de la Paz”, en un dispositivo de 24 horas coordinado por Cáritas, Servicios Sociales y Calor y Café. Fue atendido por el personal trabajador: cocinera, ayudante de limpieza, vigilantes y también por voluntariado. Al levantarse el estado de alarma estuvieron provisionalmente en el Pabellón Multiusos de A Xunqueira, participando también Cruz Roja. En junio ya volvieron a su ubicación, con un aforo reducido a la mitad, 10 camas. Así la organización ha mantenido todos los proyectos posibles.

El nuevo albergue para personas sin hogar empezó a hacerse realidad en el mes de octubre. En él ponen muchas esperanzas, dado que será un único edificio donde se pueda acoger el Centro de Atención primaria, el ropero, el Albergue (con un aumento del número de plazas, incluyendo también para mujeres) y el Punto de Encuentro para personas sin hogar, haciendo posible una atención más digna. Un proyecto cuya inversión alcanza el millón de euros y en el que los particulares pueden participar a través de donaciones.

Compartir el artículo

stats