El pleno de la corporación de Poio despachó en su sesión ordinaria del mes de mayo, celebrada el martes, el último requisito previo a la solicitud de los 2,7 millones de euros que se inyectarán en las arcas municipales, a través de un préstamo que garantiza la puesta en marcha de una batería de actuaciones con una inversión total que ronda los 6 millones.

Con los votos del tripartito se aprobó la adjudicación de la concertación del contrato del dicho préstamo a la entidad BBVA. Este préstamo, el remanente de Tesorería (1,4 millones de euros) y las inversiones ya contempladas previamente en el Presupuesto garantizan que “Poio pueda continuar creciendo, ofreciendo cada vez más y mejores servicios al vecindario”, recalca el gobierno local. Ante el voto en contra del PP, que expresó dudas sobre la viabilidad del préstamo, el edil de Hacienda, Xulio Barreiro, apunta que los intereses a pagar anualmente son inferiores a 6.000 euros. “Pagaremos en tiempo y plazo, como ya hicimos en el pasado, garantizando nuevas infraestructuras y servicios”.