Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Llevamos años avisando de que aquí habría una desgracia”, dicen los vecinos

La asociación Estriceres ha solicitado en varias ocasiones medidas de calmado del tráfico en el lugar donde se produjo el accidente

Los vecinos comentaban ayer el accidente en el punto donde se produjo. | FOTO: G. SANTOS

La muerte de una mujer atropellada sobre una acera de Estribela, arrollada por un vehículo que dejó muy grave a su nieta de 6 años, ha indignado a los vecinos de este barrio de Pontevedra, que desde hace años piden mejoras en el vial: la PO-546, o avenida de Montero Ríos según el callejero de la ciudad. El atropello se produjo en un punto donde antes hubo otros accidentes y en el que los residentes han reclamado en varias ocasiones medidas de seguridad vial. “Llevábamos muchos años avisando de que aquí habría una desgracia y que solo eso les haría darse cuenta del problema que tenemos; y al final, tristemente, se cumplió lo que decíamos”, lamentaba ayer, a pie de carretera, la presidenta de la asociación de vecinos, Rita Lago.

La asociación Estriceres ha reclamado en numerosas ocasiones medidas de calmado del tráfico y se viene quejando desde hace mucho tiempo de que “las aceras son intransitables, el pavimento está destrozado, las alcantarillas no están al mismo nivel del suelo y suponen un riesgo”, como explica Lago Pazos.

Un grupo de vecinos en el punto donde se produjo el accidente Gustavo Santos

El pasado 2020, la asociación de vecinos solicitó por escrito a la Xunta de Galicia que arregle la carretera, por ser un vial de titularidad autonómica. En su escrito reclamaba medidas de seguridad vial que no han llegado, mientras una vecina acaba de morir y su nieta está grave en el hospital, tras ser atropelladas sobre la acera.

Rita Lago y el tesorero de la asociación de vecinos, José Manuel Bellón, recordaban sobre el lugar del accidente que también el parlamentario del BNG Luis Bará, dirigió escritos al Gobierno de la Xunta reclamando la mejora de esta carretera, “pero a día de hoy seguimos sin noticias; lo único que hicieron fue poner un poco de cemento en algunas aceras, que se están cayendo a cachos”. Solo se ha intervenido –exponen los portavoces vecinales– en el linde de Pontevedra con Marín, donde se instalaron reductores de velocidad, entre otras medidas. “Pusieron lombos, arreglaron el firme, las aceras son nuevas, está todo de maravilla, pero te vienes en dirección a Pontevedra y desde aquí hasta que empieza Rosalía de Castro da pena; lo que están haciendo con Lourizán y con los vecinos de esta zona es vergonzoso”, asevera la presidenta de “Estriceres”.

"Lo que están haciendo con Lourizán y con los vecinos de esta zona es vergonzoso”

decoration

José Manuel Bellón apunta que este vial, a pesar de su estrechez y de sus carencias, soporta tráfico pesado de algunas empresas, y que por él transitan ciclistas, deportistas, muchos escolares que van a los dos colegios de la zona, mariscadoras, “y no hay ninguna medida que calme el tráfico; estamos cansados de mandar escritos, de quejarnos a la Xunta y nadie atiende a nada; nadie pone remedio para que no pasen estas cosas hasta que pasan”, lamenta el tesorero de la asociación.

En el punto donde el pasado martes se produjo el atropello mortal, muchos vecinos se congregaban ayer para expresar su indignación. “Si el alcalde y los políticos viesen ayer a esa mujer luchando entre la vida y la muerte habrían de mirar más por Estribela, porque solo aquí hay cuatro bajadas de caminos hacia la carretera general por los que todos los días van muchas personas, y también muchos niños y no hay ni un badén; no hay nada para parar el tráfico y pasan por aquí a más de 80. Ya pedimos los badenes hace cuatro años y no nos hacen caso”, manifestaba indignada Esperanza González Area.

Un hombre camina con una niña por el lugar donde se produjo el siniestro, ante una oxidada señal de zona escolar Gustavo Santos

Junto a ella, Manuel Mouriño Carnero explicaba que “cuando yo estaba en la asociación de vecinos le pedimos al alcalde dos veces que pusiera badenes y no nos hizo ni caso. También pedimos marquesinas, que es una porquería lo que tienen ahí para el autobús ¿y sabe que nos contestó el alcalde de Pontevedra? Que este barrio le daba más gastos que beneficios, eso fue lo que nos contestó, y que aquí no gastaba un duro más”.

“En esta parroquia nos dejaron abandonados por completo, aquí no viene nadie, solo se acuerdan de nosotros para venir a pedir el voto”

decoration

Luis Pesqueira García subraya que “en esta parroquia nos dejaron abandonados por completo, aquí no viene nadie, solo se acuerdan de nosotros para venir a pedir el voto”. “ Vivo justo aquí y no recuerdo la última vez que se arregló esta calle. La carretera está llena de parches, de zanjas”, añade este vecino, quien alerta de que “aquí se alcanzan velocidades que no son normales, esto parece un circuito de velocidad y eso que hay dos colegios cerca. Lo que ocurrió ayer fue una desgracia pero si llega a pasar a otras horas, cuando entran o salen los niños del colegio eso hubiese sido una carnicería. Por aquí vienen andando todos los días muchos niños con las familias, no quiero pensar lo que hubiese sido esto si llega a pasar en ese momento”.

En el mismo sentido Consuelo Trabazo añade que “no sé como no tienen conciencia de cómo está todo esto. No sé a que esperan a arreglar la carretera, hasta los pasos de peatones están sin pintar, los conductores ni te ven que vas a cruzar el paso de peatones y además los ponen en la curva, está todo fatal, es un peligro”, lamenta esta vecina.

“Llevamos años avisando de que aquí habría una desgracia”, dicen los vecinos

Reclaman mejoras desde Estribela hasta Rosalía de Castro

En las cercanías del lugar donde se produjo el accidente mortal el pasado martes se encuentran dos colegios, por lo que muchos niños transitan cada día por las estrechas aceras de la PO-546. La asociación de vecinos Estriceres hace por ello un llamamiento a la responsabilidad de las administraciones públicas con la seguridad de este vial, pero también a la de las personas que circulan por la carretera, “porque al margen de las carencias del vial lo que me sorprende es el comportamiento de mucha gente, que conducen por aquí a toda velocidad y que te ve ante el paso de peatones y pasan igual, es indignante”, explica la presidenta de la asociación Estriceres, Rita Lago. “Incluso hay gente que adelanta, cuando es una zona en la que no se puede adelantar, porque al margen de que está prohibido ni siquiera hay visibilidad para hacerlo, pero van como en un circuito de velocidad”, añade Lago Pazos. El colectivo vecinal volverá a pedir a la Xunta de Galicia que dote de medidas de calmado del tráfico a esta carretera. También el Gobierno local de Pontevedra lo hará, según anunció ayer el concejal delegado de la parroquia de Lourizán, Alberto Oubiña. “Ya lo hicimos antes pero repetiremos una petición formal; pedimos un poco de celeridad en estas mejoras y que se hagan entre Estribela y Rosalía de Castro”.

Paso de peatones casi borrado en la PO-546

El conductor quedó en libertad pero investigado por homicidio

El conductor que fue detenido como presunto autor del atropello mortal en Estribela, por el que una mujer de 68 años falleció y una menor de 6 años resultó herida de gravedad, ha quedado en libertad, aunque investigado por un delito contra la seguridad vial y un homicidio imprudente. Así lo han confirmado fuentes de la Policía Local, que han indicado que el hombre quedó en libertad en sede policial el mismo martes, una vez que se le tomó declaración. Posteriormente, se remitieron las diligencias al juzgado, que determinará las siguientes medidas a adoptar. El conductor, de 19 años de edad y vecino de Marín, fue sometido a pruebas de alcoholemia y drogas tras el accidente, resultado negativo en ambas. La Policía investiga las circunstancias del accidente, ocurrido a la altura del número 113 de la avenida de Montero Ríos, en Estribela, cuando el conductor investigado habría atravesado la carretera y tras golpear un coche estacionado, se subió a la acera por la que paseaba la mujer fallecida con su nieta, gravemente herida. Según los primeros indicios, el conductor, que se sacó el carné de conducir hace apenas siete meses, circulaba con exceso de velocidad, según confirmaron fuentes de la investigación.

Compartir el artículo

stats