Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hasta las gallinas usan chaleco reflectante

Couso muestra a una gallina con el chaleco.

Couso muestra a una gallina con el chaleco. Rafa Vázquez

Un chaleco reflectante, como el que se lleva de emergencia en el coche, puede parecer un accesorio de lo más singular para una gallina, pero es la última moda de las aves de Ponte Caldelas.

Y es que una tienda de productos agrícolas, Seoane Moreira, observó el curioso chaleco entre el catálogo de uno de sus proveedores y tras un tiempo se decidió a pedir un par de ejemplares “por probar”.

De esta manera Esteban Couso anunció en la página de Facebook del comercio el producto en una de las gallinas. “¿Confundes tus gallinas con las del vecino? ¿Las sueles dejar fuera de noche y te cuesta encontrarlas?”, ese es el gancho para atraer a los clientes a comprar un producto que, defiende, tiene muchas utilidades. La más obvia, la de controlarlas en las tempranas noches de invierno o ver desde lejos si se están metiendo donde no deben. Aunque Couso también defiende que los chalecos son impermeables y sirven para protegerlas en invierno.

Sus clientes, sorprendidos con el singular complemento, han apuntado que también puede servir para enumerarlas y saber si están todas en el corral o incluso para distinguirlas si hay alguna enferma tomando medicación.

La colocación, contra lo que pueda parecer, es sencilla. “Hay que introducir las alas de la gallina con cuidado a través de los cortes de las mangas y fijar el chaleco en la parte delantera”, indica Couso señalando unos cierres de velcro ajustables debajo de cada ala que se adaptan a todos los tipos de gallina.

La tienda defiende que el chaleco es cómodo para las aves y que el material es transpirable y protege incluso de la suciedad.

Pero este no es el único cachivache moderno que tienen para las aves. Además, cuentan con una especie de gafa que se sujeta al pico y que evita que piquen los huevos así como que se piquen entre sí. También un bebedero con boya que suministra el agua a las aves, gallineros prefabricados o una cerradura automática, que se engancha a la puerta del gallinero, y te permite abrirla a distancia. “Puedes programarla para las ocho de la mañana y así puedes abrirles sin madrugar”, explica Couso.

Pese a la sorpresa y revolución en redes sociales, se puede decir que el chaleco ha sido todo un éxito ya que el comerciante ha vendido ya unas cuentas y ha hecho un segundo encargo al proveedor.

Compartir el artículo

stats