Delegados de la CIG se concentraron ayer ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, al igual que en las siete ciudades de Galicia, para exigir la derogación de las últimas reformas laborales, así como un cambio de políticas “que permitan una salida gallega justa de la crisis”. Estas movilizaciones forman parte del calendario de acciones que la central nacionalista inició meses atrás y que tendrá continuidad en el mes de junio con una gran movilización gallega de delegados. El sindicato denuncia que las normativas laborales aprobadas por los gobiernos del PP y del PSOE en Madrid están siendo utilizadas para imponer ERTE y ERE indiscriminadamente.