El juzgado Contencioso Administrativo ha desestimado la demanda de una trabajadora del servicio de Benestar Social municipal, que denunció al Concello (concretamente a la anterior edila de este servicio), por acoso laboral. Reclamaba por ello una indemnización de 28.000 euros que el juzgado ha desestimado en una resolución que declara firme y definitiva, por considerar que esta reclamación no fue la vía adecuada.