Las organizaciones sindicales con presencia en la prisión de A Lama han reclamado una vez más que se cubran todas las bajas en la plantilla del centro penitenciario, una demanda que se reactiva con la llegada a esta cárcel de Norber Feher, más conocido como Igor el ruso.

El triple asesino de Teruel ingresó en A Lama el pasado día 12 de mayo procedente de la prisión zaragozana de Zuera, y está considerado uno de los más peligrosos del país.

Los sindicatos recuerdan que Igor el Ruso “protagonizó un grave altercado el centro penitenciario de Dueñas en el que cinco funcionarios resultaron lesionados”.

Por ello, expresas su “preocupación por la llegada de este tipo de internos debido a que, por la falta de personal y la carga de trabajo actual, puede provocar nuevos incidentes regimentales poniendo en peligro a trabajadores y reclusos”.

Aseguran que “según datos oficiales del ministerio del interior, existen 77 plazas de funcionarios sin cubrir en el centro, 52 de las cuales son en el área de vigilancia. Destacan las 26 plazas de encargado desiertas, circunstancia que incide en la organización interior y en la salud laboral de los compañeros, ya que no es posible la rotación en los distintos puestos, siendo siempre los mismos trabajadores quienes asumen la responsabilidad de los módulos más conflictivos”.

Esta situación se ha puesto en conocimiento de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP), y se ha solicitado que se cubran estas plazas en comisión de servicios hasta que sean ofertadas en los concursos de traslados, “recibiendo una respuesta negativa por la administración”.

“Al déficit de personal hay que sumar que, desde la Secretaría General, no se realiza una formación real y efectiva de sus trabajadores para afrontar situaciones conflictivas y violentas que se puedan generar. En el plan de formación apenas se ofertan 25 plazas de defensa personal y no para todos los centros, además, este último año, la formación ha estado suspendida”, añaden los cinco sindicatos firmantes de esta queja.

Alertan de que la “Secretaría General ha enviado a los directores de los centros un Informe en el que muestra su preocupación e interés para reducir las agresiones al personal trabajador”, un informe en el que se insta a las subdirecciones de seguridad a que “se lleven a cabo de forma cíclica prácticas con los útiles, medios, formas y procedimientos que se requieren en la intervención con población reclusa en situación de crisis, así como el abordaje de las situaciones conflictivas”.

Sin embargo, “la situación de personal del centro imposibilita que este tipo de formación se pueda realizar durante los turnos de trabajo, por lo que, estas secciones sindicales, hemos dirigido un escrito dirigido a la Dirección del centro solicitado que nos indique el cómo, el cuándo y las personas cualificadas que impartirán esa formación sin que hayamos obtenido respuesta”.

Concluyen diciendo que “la administración debe tomar las medidas oportunas y no lanzar informes que parecen cortinas de humos para intentar ocultar las 17 agresiones con lesiones que sufrieron los empleados penitenciarios en el mes de abril en las prisiones dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias”.