DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Tokio a Kentucky, sin salir de Pontevedra

La reciente apertura del restaurante japonés Sibuya, en la calle Michelena, y la próxima del KFC, en la Avenida de Lugo, supondrán más de 40 puestos de trabajo en Pontevedra

Dos trabajadores del Sibuya Urban Sushi Bar mostrando dos bandejas de sushi en el nuevo local.   | // GUSTAVO SANTOS

Dos trabajadores del Sibuya Urban Sushi Bar mostrando dos bandejas de sushi en el nuevo local. | // GUSTAVO SANTOS

Crisis en japonés significa, en parte, oportunidad, y alguien que tiene esto muy claro es Javier Romero, que hace poco más de diez días inauguró su nuevo restaurante en el centro de Pontevedra, el Sibuya Urban Sushi Bar. “Es atípico, pero la ilusión mueve montañas, y a veces hay que hacer de las crisis, oportunidades”, afirma el propietario, que confía en que “esto pasará más pronto que tarde y cuando todo esto pase, estaremos ahí posicionados, y creo que en una posición ventajosa; la gente tendrá muchas ganas de salir, nosotros estaremos rodados ya y esto es una carrera de fondo, este año toca aguantar, y entre el efecto novedad, el delivery y el verano creo que vamos a aguantar el proyecto”.

“Es atípico, pero la ilusión mueve montañas, y a veces hay que hacer de las crisis, oportunidades”

decoration

La idea de traer a la Boa Vila esta conocida franquicia de comida japonesa surgió casi a la vez que la pandemia. “La pandemia me lo hizo repensar, pero como también pasados dos o tres meses vimos que el delivery se consolidaba y era una opción a tener en cuenta, y también vi que la comida japonesa no perdía propiedades y que era muy demandada para el take away, no me lo pensé más”, explica Romero, cuyo restaurante ha creado 12 puestos de trabajo en la ciudad y “en breve van a ser como mínimo tres más”.

Situado en la calle Michelena, el propietario estaba esperando a encontrar un local en el centro de la ciudad para embarcarse en esta nueva aventura. “Yo soy de mentalidad americana: ubicación, ubicación y ubicación. Entiendo que lo que funciona se puede mejorar en la operativa. De hecho, yo no soy hostelero, me considero gestor, y aquí estamos, en una buena ubicación, con un buen envoltorio, una buena comida y, además, con un target de cliente muy amplio. El sushi, tradicionalmente, es una propuesta muy purista que no era accesible a todos los bolsillos. Creo que aquí somos capaces de hacer un sushi más atrevido, disruptivo, que supone un cambio en lo que era antes la visión que teníamos de esa cocina, que era solo pescado crudo”, apunta.

Las sensaciones en apenas diez días funcionando están siendo “muy positivas”, con la demanda muy por encima de la respuesta que se puede dar por las restricciones de aforo y horario. “Estamos dando cobertura al 30% de la demanda”, comenta Javier Romero, que señala la amplia carta de la que dispone Sibuya al tiempo que celebra haber conseguido “democratizar el sushi, hacerlo accesible a todo el mundo, hablamos de un ticket medio de 22 euros, con una calidad muy respetable y hay muchas más opciones que sushi”.

Obras del nuevo restaurante KFC en la Avenida de Lugo. | // GUSTAVO SANTOS

Casi en la otra punta de la ciudad está preparándose para abrir el próximo 21 de junio el restaurante de comida rápida especializado en pollo frito KFC (Kentucky Fried Chicken). El responsable de esta franquicia en Galicia, a través de la compañía Gallaecia de Hostelería e Inversiones 1991, Jesús Ron de las Heras, explicó que llevaban tres años buscando ubicación en Pontevedra hasta que surgió la actual en la Avenida de Lugo. “El proyecto salió ahora y había que hacerlo. No es el mejor momento, pero tampoco nos podemos parar”, apunta el empresario, que ya cuenta con este restaurante en Narón, A Coruña, Lugo y Santiago (dos) y que, además de abrir en Pontevedra, abrirá en Vigo en septiembre.

Llevaban tres años buscando ubicación en Pontevedra y al final surgió en pandemia

decoration

“Hay un plan de seguir creciendo y los restaurantes están funcionando bien. Ahora, a pesar de la pandemia, quisimos seguir con este plan. También tenemos la entrega a domicilio y, como todo el sector, tuvimos bajadas en ventas cuando hubo cierres perimetrales, pero el sector de la comida rápida es de los que tienen una reactivación más veloz. La gente tiene ganas de moverse y de hacer cosas”, señala Jesús Ron.

El proceso de selección de personal para su restaurante ya ha comenzado y los encargados están ya formándose. En principio, el KFC de Pontevedra creará 30 puestos de trabajo. “Siempre suele haber un efecto apertura, después se suele estabilizar y ahí la plantilla será de unas 22 personas”, apunta el responsable.

Entre Sibuya Urban Sushi Bar y KFC se crearán más de 40 puestos de trabajo en la ciudad, que amplía también un poco más su ya variada oferta gastronómica. Desde los makis tradicionales, pasando por noodles, tempuras o baos, hasta pollo frito al estilo Kentucky o diferentes tipos de hamburguesas, los pontevedreses podrán experimentar todo un viaje entre Japón y Estados Unidos sin salir de la Boa Vila.

Compartir el artículo

stats