DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un guardia civil de O Covelo reconoce que se quedó dinero al mediar en ventas de madera

Asume dos años cárcel, multa y suspensión de empleo durante la condena al reconocer los delitos

Cuartel de la Guardia Civil de O Covelo

Cuartel de la Guardia Civil de O Covelo

El sargento de la Guardia Civil y comandante del Puesto de O Covelo durante los años 2015 y 2016 admitió este jueves en la Audiencia Provincial de Pontevedra haberse quedado con dinero de unas talas de árboles en este municipio, al mediar en negociaciones entre particulares y falsificar posteriormente documentos públicos para dar apariencia de legalidad a esta actuación. Admitió por ello ser el autor de dos delitos de apropiación indebida, otros dos de omisión del deber de perseguir delitos por su función de agente de la Guardia Civil y de un delito de falsedad en documento público. En ambos casos las cantidades apropiadas rondaban los mil euros.

Al llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, los 7 años y medio de prisión que se le solicitaban inicialmente (al margen de multas y suspensión de empleo o cargo público), se rebajaron finalmente a dos años de prisión (igualmente con multas y suspensión), con la intención de que no tenga que entrar en la cárcel al ser su primera condena.  

Para llegar a esta rebaja de penas el fiscal aplicó las circunstancias atenuantes de dilaciones indebidas (el primero de los casos es de 2015), la reparación del daño en cuanto que el acusado ha abonado las cantidades reclamadas y que el acusado ha reconocido finalmente los hechos.

El acuerdo se logró tras un enmarañado juicio --en el que el acusado comenzó negando todo, declarándose inocente e incluso desacreditando el consejo de su abogado de abonar las cantidades reclamadas antes del juicio--, para posteriormente, y tras un receso para deliberar, el imputado acabó finalmente aceptando la acusación para lograr una significativa rebaja de las penas y no llegar a entrar en prisión. Antes de esta negociación, el acusado se había enredado en una confusa explicación de los hechos que no hacía más que complicar su situación.

Finalmente, por los dos delitos de apropiación indebida, por los que en un principio se le pedía una pena de dos años y tres meses de prisión por el primero, y un año y nueve meses de suspensión de empleo y cargo público por el segundo, se rebajó la petición de condena a tres meses de prisión por cada uno.

Por dos delitos de omisión del deber de perseguir delitos, para los que inicialmente se reclamaba la pena de un año y nueve meses de suspensión de empleo y cargo público, se rebajó tras el acuerdo a dos penas de seis meses de suspensión durante el tiempo de la condena.

Por el delito de falsedad en documento público, por el que inicialmente se pedía una pena de cinco años y tres meses de prisión y multa de 6.000 euros, se rebajó finalmente a una petición de 1 año y seis meses de prisión, con multa de 1.500 euros, además del pago de las costas procesales.

El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats