Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algo se mueve en Valdecorvos

Obras de la promoción de 11 viviendas unifamiliares.

Obras de la promoción de 11 viviendas unifamiliares. Gustavo Santos

Han sido años de travesía en el desierto desde que en junio de 2010 concluyó la urbanización del parque residencial de Valdecorvos, con la crisis de la construcción como factor clave de este estancamiento. En esos once años apenas se levantó un edificio de 132 viviendas de promoción pública, ejecutadas directamente por la Xunta en un solar de más de 3.000 metros cuadrados. Más adelante, una cooperativa edificó su propio inmueble residencial, en otro solar próximo de 2.800 metros cuadrados. Pero durante años, las otras diez parcelas habilitadas en la zona permanecieron sin uso e incluso en venta.

Pero la situación ha dado un giro en los últimos tiempos. Según la página oficial del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), a día de hoy ya está cubierta y vendida el 70% de su oferta de suelo residencial, al sumar más de 18.000 metros cuadrados adjudicados, repartidos en seis parcelas (incluida la de las pisos sociales), mientras que otras dos figuran como reservadas. Son dos fincas de 2.256 y 1.990 metros cuadrados. De este modo, once años después de la conclusión de las obras de urbanización, solo están disponibles, y a la venta, dos terrenos, de 3.200 y 1.147 metros cuadrados.

En estos momentos está en marcha la ejecución de uno de los edificios previstos en un proceso de crecimiento donde las cooperativas han desempeñado un papel fundamental. Se trata de empresas que buscan cooperativistas para un proyecto residencial concreto, como el que se impulsa para levantar 11 viviendas unifamiliares adosadas. o la adjudicación, a finales del pasado año de dos nuevas parcelas para 33 nuevas viviendas de protección autonómica. Suman más de 3.245 metros de superficie y fueron vendidas por 1,3 millones de euros, ambos a la misma cooperativa, Residencial Prado Novo. En una parcela construirá 17 viviendas y 16 en la segunda.

Desde 2008 a la venta

En el momento de la venta, la Xunta había destacado que los nuevos hogares se destinarían a familias jóvenes que deseen asentarse en esta zona de Pontevedra, “uno de los barrios más dinámicos y de reciente creación de la ciudad”, señaló entonces la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, y en el que se construirán “viviendas innovadoras, ecológicas y de reducido consumo energético”. Según el balance que el IGVS realizó a finales de 2020 en el parque había más de 180 pisos ya habitados y otra decena están en construcción.

La urbanización de estos 125.000 metros cuadrados se adjudicó en 2008 a la empresa Acciona por 4,4 millones de euros y poco después se ponían a la venta sus parcelas edificables para 316 viviendas, 44 de ellas chalés, todas ellas con algún tipo de protección, pese a ser de promoción privada. Las parcelas oscilan entre los 1.147 y 4.620 metros cuadrados y los precios variaban entre los 489.492 euros de la más barata a los 2.878.509 de la más cara, aunque el precio medio es de 642 euros por metro.

Al margen del apartado residencial, Valdecorvos cuenta con 12.000 metros cuadrados para equipamientos, 32.000 de zonas verdes y otros 14.000 metros están ya ocupados por edificios preexistentes. En el suelo de equipamiento sí que no hay avances. El Concello planteó a la Xunta usar parte de los terrenos para un nuevo centro educativo o para levantar más viviendas de promoción pública, pero ninguna de esas propuestas salió adelante. El gobierno local sí acondicionó una parcela de la zona como aparcamiento disuasorio cerca de la calle Loureiro Crespo. Repartido en dos espacios, el parking dispone de unas sesenta plazas para turismos.

El precio aumentó una media de 2.000 euros por vivienda en el último año

Pontevedra cerró el año 2020 con un precio medio de la vivienda de 1.202 euros por metro cuadrado, lo que supone un aumento de 24 euros por metro con respecto a los datos finales de 2019, cuando se cerró el ejercicio con 1.178 euros, según los datos oficiales del Ministerio de Transportes. Este aumento se traduce en que un piso es ahora una media de dos mil euros más caro que hace un año, siempre dependiendo de la ubicación, la superficie y otros factores.

En el caso de Marín, el precio actual es de 884 euros, 16 más que los 868 de finales de 2019. En ambos municipios, los precios actuales son los más altos de los últimos cuatro años, lo que pone de manifiesto una recuperación paulatina del sector que también se verifica en el mayor número de promociones, tanto en obras como en proceso de comercialización, que se detectan en la ciudad. Es el caso de A Parda, Eiriña, los antiguos terrenos de Tafisa o la urbanización de Valdecorvos, entre otros ejemplos.

A finales de 2017, el precio medio del metro cuadrado en Pontevedra se situaba en algo más de mil euros, doscientos menos que en la actualidad, mientras que en Marín estaba en 845 euros, cuarenta por debajo de las cifras actuales que certifica el ministerio. Lo que no deja de crecer tampoco es la cantidad de familias inscritas en el Rexistro oficial de la Xunta de demandantes de vivienda.

A día de ayer estaban anotados en este registro un total de 966 personas y la mayor parte lo hace en el apartado de pisos de promoción pública, es decir, los que ejecuta y adjudica directamente la Xunta. En este caso concreto son 923 los demandantes, en las modalidades de compra, alquiler o arrendamiento con opción de adquisición.

Compartir el artículo

stats