Los casos en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés vuelven a niveles de hace una semana, con 478, lo cual evidencia que esta cuarta ola se contiene y no deja de ser, tal y como aseguran los facultativos del CHOP, una curva más en la situación global.

Por el momento, no se ha rebasado el medio millar de positivos diagnosticados, aunque tanto el domingo como el lunes hubo 491. La última vez que se superó esta cifra fue hace exactamente dos mes, cuando el 6 de marzo había 541 casos activos.

Lo que sí empeora de forma notable es la hospitalización, al pasar en un solo día de 29 ingresados a 34. La gran mayoría están en planta, 27, (15 en el Hospital Montecelo y 12 en el de O Slanés), mientras que otros 7 están en unidades de críticos.

En todo caso, el 93% de los enfermos con COVID del área se recuperan en sus domicilios con supervisión médica.