Después de un año sin poder celebrar las tradicionales manifestaciones del 1 de mayo, Día Internacional del Trabajador, por el confinamiento domiciliario a raíz de la pandemia de COVID, las principales formaciones sindicales volverán a salir a la calle este sábado para reivindicar, principalmente, la recuperación de derechos en esta época de crisis. Garantizando todas las medidas de seguridad, por un lado, la CIG saldrá a las 11.30 horas de la plaza de A Ferrería, llegará hasta el Hospital Provincial, volverá por Benito Corbal y llegará en torno a las 12.15 horas a la plaza de A Peregrina, por otro lado, UGT y CC OO, han convocado para las 12.00 horas en el Hospital Provincial, donde harán una pequeña concentración en homenaje al personal sanitario, y su recorrido finalizará en la Glorieta de Compostela sobre las 12.45 horas.

El aumento de la precariedad laboral a consecuencia de la crisis del COVID es una de las principales preocupaciones de la CIG, que señala que la situación actual es de "emerxencia social" y saldrá a la calle bajo el lema "Unha saída galega xusta fronte a crise". Desde el sindicato reclaman que se cumplan algunas de las promesas electorales, como la derogación de la reforma laboral, de la reforma de las pensiones y de la reforma de las negociaciones colectivas, así como parar la privatización de servicios públicos. "O COVID ten un efecto increíble, xa non só nos aspectos más comúns do día a día, senón que serviulle ao capital para afondar nunha serie de medidas que están a ter en todos nós un resultado desastroso. Ninguén pode negar como avanzou nos últimos anos a precarización", apuntó Marcos Conde, secretario comarcal del sindicato, que se refirió también a los ertes a los que se acogieron numerosas empresas y recordó que el 1% de la población capitaliza el 47% de la riqueza del mundo y que ese 1% es el que se aprovecha de las medidas de recuperación tomadas por los gobiernos.

Por su parte, Diana Rodríguez, secretaria de Servizos de la CIG, se refirió a la situación de la mujer en el mercado laboral, recordando que los trabajos feminizados a los que la sociedad no da valor fueron y están siendo los más importantes y necesarios durante la pandemia. Entre otros datos, se apuntó que el 77% del empleo destruido en Galicia ha sido femenino, que en febrero de 2021 el 100% de las nuevas personas desempleadas en Galicia fueron mujeres, que el 20,8% de las asalariadas tuvieron ingresos brutos anuales inferiores a 2.750 euros y que las jubiladas gallegas cobran 677 euros de media cuando la pensión media del Estado es de 1.017 euros. "Nos sectores feminizados, os salarios son moito máis baixos que en aqueles nos que os homes teñen unha presencia maioritaria. Esa loita que levamos desde hai anos ten que seguir. Cremos que estamos nun momento histórico para a clase traballadora e o único camiño para conquistar un futuro digno como clase e como pobo galego ten que ser a unidade, a solidaridade e a loita obreira", señaló.

UGT y CC OO, por su parte, mostrarán su reconocimiento al personal sanitario y le exigen al Servizo Galego de Saúde un "cambio de rumbo nas políticas sanitarias mediante o reforzo da Sanidade Pública con orzamentos e persoal que garantan a calidade asistencial de presente e futuro e a necesidade da volta á normalidade coa atención directa".

Para estos sindicatos, "é urxente pór en marcha a axenda social pendente e comprometida polo Goberno de coalición do PSOE e Unidas Podemos cos axentes sociais e coa cidadanía. Agora toca cumprir! E cúmprese poñendo en primeiro lugar as persoas nas políticas de reconstrución deste país. Os fondos de reconstrución, transformación e resiliencia europeos, en cuxa xestación tiveron un papel fundamental as organizacións sindicais europeas, supoñen un estímulo forte e necesario para saír da crise,para impulsar o cambio de modelo produtivo e unha oportunidade para a asignación política das prioridades que temos como país. Isto implica potenciar a participación imprescindible dos axentes sociais no deseño, execución e avaliación dos proxectos".