Dos mujeres de 88 y 89 años fallecieron el pasado miércoles en el Complexo Hospitalario de Pontevedra, CHOP, por complicaciones con la enfermedad del coronavirus. El Sergas informó hoy de ambas muertes, que incrementan hasta 173 los fallecidos en el área sanitaria desde que se declaró la pandemia, en marzo de 2020.

Las dos mujeres, como la gran mayoría de los enfermos que perdieron la vida por el COVID, tenían "patologías previas", tal y como asegura el Servizo Galego de Saúde.

De los fallecidos hasta el momento en Pontevedra y O Salnés, cerca del 37% eran personas de 80 a 89 años. Les siguen aquellas que tenían entre 70 y 79 años, un 27,5%. De más de 90 años se han registrado hasta ahora un 17,5% de las muertes.

Asimismo, la Consellería de Sanidade indica que el 53,2% de los infectados en general en un año eran mujeres, frente a un 46,8% de hombres.