Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El año que no nos robaron la fiesta de los libros

Las librerías se llenan de lectores reconciliados con este viejo hábito después de que las historias les salvaran en el confinamiento

Lectores buscando su próximo libro en Cronopios Gustavo Santos

¿De qué están hechos los sueños? Probablemente de papel. Ese en el que toda historia imposible tiene un lugar y todo final inesperado puede ser otro principio. Los libros están hechos de sueños y nos han hecho soñar, especialmente en los últimos meses. Nos han hecho abrazar, sonreír y volar sin fronteras. Las librerías de la Boa Vila celebraron ayer el Día del Libro reencontrándose con una festividad que el pasado año les fue arrebatada y a la que los fieles lectores no quisieron faltar. Esa fiesta continúa durante estos días y hasta el próximo 9 de mayo en el Salón do Libro, que igualmente fue inaugurado ayer en una de sus ediciones más especiales.

Esa magia que desprenden las mejores historias es la que contagia Mercedes Corbillón, propietaria de Cronopios, al hablar de este día. “Es nuestro día favorito del año. El más especial porque ese ejercito silencioso de lectores toman las calles y las librerías y vemos cómo la tradición de regalar un libro toma cada vez más peso”, explica. La librera habla de esa magia de vivir rodeada de libros: “Somos los mismos cuando vamos a un taller con el coche que cuando compramos un libro, pero no estamos en el mismo momento y relacionarse con lectores es algo muy especial”, explica señalando el placer de ver cómo tantas veces es el libro el que elige al lector. “Existe ese juego y el libro tiene algo que va más allá y es insustituible. Un título, una portada o pasearse entre ellos dejándose seducir”, añade.

¿Los jóvenes son feroces lectores? También. Los libreros indican que, como a todos, cuesta que se enganchen porque hoy en día nos despistarnos con otros entretenimientos que tenemos más poderosos y en la misma mano y ese es el tiempo que tantas veces se le roba a la lectura. “De las cosas bonitas que se ven en una librería son esas pandillas de adolescentes que ya vienen solos y se pierden entre ejemplares. Además las redes han sido alimento para llevar al papel un montón de productos y muchos poetas de Instagram, músicos o youtubers han demostrado que no todo está en la imagen, también en la palabra y que además sigue habiendo el gusto de convertirlo en papel. Nos encantaría vender todo el día a Shakespeare o a Jane Austen, pero tampoco está mal porque la lectura es un hábito y una vez entras por un lado puedes pasar a otra cosa, el gusto se educa” reflexiona Corbillón.

La jornada de ayer se vivió con las librerías llenas desde primera hora de la mañana y los libreros confirman que los libros siguen muy vivos. “No tenemos queja en general, desde que volvimos a abrir estamos bastante bien, pero tampoco es como se escucha a veces que la venta de libros se disparo. Tengo gente y vamos trabajando bien, pero tampoco es una locura”, señala Ángel Paz apuntando a la problemática de las grandes plataformas. Una realidad en la que todos coinciden y contra la que poco pueden hacer. Los libreros aseguran que el precio de comprar un libro en una plataforma digital o en una librería es prácticamente el mismo “Lo que más nos afecta es el hábito que está cogiendo la gente de comprar en las plataformas cuando realmente apenas hay diferencia de precio entre la gran plataforma y lo único que prima es la comodidad de que te lo lleven a casa”, apunta Víctor Villaverde de la librería El Pueblo. Pese a ello recuerdan que muchos tienen webs propias con este servicio.

"Nos encantaría vender todo el día a Shakespeare o a Jane Austen, pero la lectura es un hábito y una vez entras por un lado puedes pasar a otra cosa, el gusto se educa"

Mercedes Corbillón - Fundadora Cronopios

decoration

Además, en contraposición a esta comodidad, está la experiencia única de ser asesorado por un lector experto. Esa “mano del librero” es la que buscan tantos nuevos lectores que nacieron durante el confinamiento. “Se nota que es un perfil de gente que normalmente no venía a una librería y que no está habituada a manejarse dentro de una. Necesitan más recomendaciones y que les ayudes un poco más. En narrativa para alguien que no tiene muchas referencias de libros leídos anteriormente tratamos tirar de sus gustos en cien o música que nos dan pistas del género literario que le pueda gustar más, o incluso hobbies”, comenta Laura Carrasco desde la librería Cao con esa voz experta que, además, te invita a probar otro libro si la recomendación no ha sido acertada.

Entre tanto la literatura gallega, indican, intenta sobrevivir. “Va como puede. Hacen falta más incitación a la literatura gallega desde los colegios porque se va quedando un poco estancada. Aún así siempre hay determinados autores que van vendiendo bastante bien y la producción, aunque no excesiva, se mantiene”, argumenta Paz.

Sin apenas actividades por la crisis sanitaria, pero con el 10% de descuento habitual en las compras y algún pequeño detalle de regalar una flor, la mayoría de las librerías hacen un balance positivo este día que viven como si fuera casi un “cumpleaños”.

Una clienta ojea un libro en la librería Paz Gustavo Santos

Recomendaciones

Así, los libreros han querido hacer sus modestas recomendaciones más allá de los súper ventas, que son en días como hoy los más buscados, para aquellos que se dejan llevar más que buscar un título concreto. Villaverde recomienda adentrarnos en la novela policiaca o el ensayo, un género que está ganando lectores en los últimos tiempos. y recomienda “El infinito de un junco”, un ensayo que hace un recorrido por 30 siglos de historia de los libros. Desde Cao recomiendan la obra ilustrada “Fantásticos libros voladores del señor Morris Lessmore”, una historia para pequeños y adultos inspirada en el cortometraje del mismo título ganador de un Óscar. Ángel Paz, por último, recomienda “Panza de burro”, la primera novela de Andrea Abreu que trata cuenta la historia de una férrea amistad. También “Contrapaso”, el último cómic de Teresa Valero o a Xela Arias, que a pocos días de las Letras Gallegas tiene ya títulos agotados.

Espectáculo de apertura del Salón do Libro Gustavo Santos

El Salón do Libro llega para salvar la “emergencia literaria” en una edición que recorre toda la ciudad

El Salón Internacional do Libro Infantil e Xuvenil abrió ayer sus puertas después de cerrar las precipitadamente a principios de la edición pasada por la pandemia. “Emerxencia Literaria: os libros salvan o planeta” se instala en el Pazo da Cultura, Illa do Covo y parroquias de la ciudad con todas las medidas y protocolos hasta el próximo 9 de mayo. Y es que este año el salón del libro toma la ciudad en una apuesta segura por realizar actividades al aire libre. Además la biblioteca viajará en furgoneta a través de “Rodalibros” por las parroquias con actividades de cuentacuentos. La mítica figura de Orbil lleva también días por los puntos más emblemáticos de la ciudad, ocho concretamente, en torno a los que se realizarán diferentes rutas. La organización, que apuesta por la presencialidad aunque también tiene tendrá varios streamings, pide colaboración y precaución por parte de los visitantes. El salón arrancó ayer con la presentación de Mariña Paz actuando junto al Coro da Xunqueira, Xingro´s Big Band, Silvia Martín y Lucía Franco. Hoy el rodalibros estará en el mirador de Monte Porreiro por la mañana y en A Fracha esta tarde. En el Pazo habrá cuentacuentos para bebés, actuación de Dobre Extra! o charla creativa con la asociación de artistas O Galpón, entre otras. El Teatro Principal se llena de cine en familia a las 19 horas con la emisión de “El fantástico señor Fox” y la Illa do Corvo acogerá desde las 11.15 el taller creativo “Sabes qué é un ecopup?, entre otras tantas actividades.

Compartir el artículo

stats