Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacunación, última esperanza del ocio nocturno

Los empresarios, escépticos ante la posible prueba piloto anunciada por la Xunta para reabrir

Propietarios de una docena de locales en la calle del Marqués de Aranda, en la zona de copas.   | // GUSTAVO SANTOS

Propietarios de una docena de locales en la calle del Marqués de Aranda, en la zona de copas. | // GUSTAVO SANTOS

En una situación crítica y sin apenas ilusión se encuentra el sector del ocio nocturno en Pontevedra, uno de los más afectados por las restricciones sanitarias. Después de 14 meses de incertidumbre, con sus locales cerrados excepto poco más de un mes que pudieron trabajar el verano pasado, los empresarios se muestran escépticos ante el reciente anuncio de la Xunta de Galicia sobre la realización de una prueba piloto para la reapertura de este sector de la hostelería.

“Estamos muy preocupados porque no sabemos cómo va a ser esa prueba piloto, ni cómo va a ser la desescalada, ni cuándo vamos a poder abrir, ni cómo, ni con qué medidas”, lamenta Julio Barral, propietario de bares de copas como Aranda, Patrimonio y Fetiche. “Estamos muy escépticos. Hemos sido el “Patito Feo”, fuimos los primeros en cerrar y vamos a ser los últimos en abrir”.

Marcos Rivas, propietario de cuatro locales, entre ellos la Sala Karma, apunta también que “para hacer una prueba piloto yo creo que se necesita un tiempo para poder analizar cómo ha funcionado. Si se hace en junio, ¿habría que esperar julio y agosto? Sería lo lógico”. Se muestra pesimista por todo lo que está pasando con el sector, “ahora mismo no le veo futuro a la hostelería, en julio no abrí Karma porque sabía que me lo iban a cerrar”.

Estamos muy escépticos. Hemos sido el “Patito Feo”, fuimos los primeros en cerrar y vamos a ser los últimos en abrir

decoration

“No sé exactamente cómo va a ser la prueba piloto. Si es, por ejemplo, que nos dejan abrir un mes y después, si suben los casos, nos echan la culpa a nosotros… Pero si hacemos como en verano, que abrimos con control de acceso, aforo limitado y con seguridad, y nos dejan ir probando poco a poco, me parece bien”, señala Koke Araújo, propietario del UFO, que recuerda lo complicada que está la situación para todos y la suerte que ha tenido porque “la dueña de mi bajo no me está cobrando el alquiler, ¿dónde estaría yo ya si no?”.

Si en algo insisten los empresarios pontevedreses es en que el sector ha sido injustamente señalado como culpable del aumento de contagios. “Si nos ceñimos a lo que fue el verano en Galicia, con el ocio nocturno abierto mes y medio, los locales que conozco lo hicieron muy bien y la gente se comportó muy bien, el virus estaba contenido, no estaba habiendo aumento de casos. En cambio, cuando cerramos, a los 20 días sí que empezaron a aumentar los casos. Eso quiere decir que la gente estaba en un espacio controlado y que estaba funcionando y pasó a un espacio no controlado, como las viviendas, y se desmadró un poco el tema”, analiza Dani Lorenzo, propietario de cuatro locales, entre ellos La Pomada, y presidente de la Asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo).

Somos el único sector que implantó registro de entradas, control de temperaturas, reservas… y nos han dejado en el olvido, cuando se ha demostrado que la noche no fue la culpable de los contagios

decoration

Julio Barral recuerda que “somos el único sector que implantó registro de entradas, control de temperaturas, reservas… y nos han dejado en el olvido, cuando se ha demostrado que la noche no fue la culpable de los contagios”. “Yo creo que el año pasado se equivocaron al abrir las fronteras en verano y dejar entrar a gente de fuera”, apunta Marcos Rivas.

La esperanza es, sin duda, la vacunación. “Esperemos que, tanto en Galicia como en el resto de España, se acelere. De momento va bastante lento. Los planes son que en el verano haya casi un 70 % o que las personas de mayor riesgo estén ya vacunadas. Pero quiero ser cauto en esto, porque desde hace 14 meses, cada vez que me he hecho una ilusión, me han dado un sopapo”, recalca Dani Lorenzo.

Para Araújo también es clave la vacunación, aunque la franja de edad que más avanzada va “no suelen ser los clientes habituales de este tipo de locales”.

Compartir el artículo

stats