Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Senda, una terapeuta de cuatro patas

La residencia de mayores de Campolongo ofrece a sus usuarios terapia con perros

Un ilusionante reencuentro con la amiga más fiel y cariñosa Gustavo Santos, Ana López

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Un ilusionante reencuentro con la amiga más fiel y cariñosa Ana López

Cada viernes Senda, una preciosa labrador de color chocolate, llega a la residencia de mayores de Campolongo en Pontevedra, donde la esperan ansiosos y felices buena parte de sus usuarios.

La perra, de seis años, está acompañada en esta ocasión por Ana Martínez Fontúrbel, especialista en intervención asistida con perros y trabajadora de “Ramalladas”, pioneros a nivel gallego y nacional en el adiestramiento, educación y el cuidado de canes.

La visita a la residencia pública de la Xunta forma parte de una actividad que una vez por semana se realiza para motivar a los mayores e incentivarlos a través de perros cuidadosamente entrenados.

Y a la vista está que Senda no es una perra cualquiera, ya que demuestra ser un ejemplo espectacular de paciencia, cariño y obediencia.

Por su parte nunca habrá un tirón de correa ni un salto a destiempo y su paso siempre se adaptará a la persona que la lleva, es decir, en el caso de los usuarios de Campolongo, muy lentamente y con paradas frecuentes.

Una usuaria de la residencia de Campolongo da manzana a la perra de terapia Senda. Gustavo Santos

“Es emocionante como se animan a hacer cosas que antes no querían, como salir a pasear fuera del edificio. Nos ha pasado exactamente eso con un usuario, que solo cuando conoció a Senda comenzó a salir de la habitación y, poco a poco, a la planta baja del edificio y después a los jardines en el exterior”, celebra Ana Martínez.

No es el único caso, ya que otros mayores también han experimentado mejorías en el estado de ánimo o cambios con más actividad en día a día. Por ejemplo, Lola, una de las mujeres que ayer salió a pasear con Senda, va expresamente al supermercado para comprar fruta para la perra, a la que, sí, contra todo pronóstico, le vuelven loca las manzanas, la zanahoria... con los que es premiada por su excelente comportamiento.

“Es emocionante como se animan a hacer cosas que antes no querían, como salir a pasear fuera del edificio"

decoration

Asimismo, el momento de cepillado del animal es uno de los más demandados por parte de los usuarios de la residencia pontevedresa.

La terapia con perros provoca siempre efectos positivos en aquellas personas a las que se dirige. La propia directora de la residencia de Campolongo, Mayte Caneda, cuenta emocionada como en una de las primeras sesiones una usuaria con alzhéimer que apenas hablaba reaccionó acariciando al animal y recordando “a miña chamábase Canela”.

El paseo de ayer viernes en las inmediaciones de la residencia pública. Gustavo Santos

Es por ello que “Ramalladas” también acude a otro tipo de centros en los que se contratan sus servicios. Han pasado por otras residencias de mayores, entre ellos los de alzhéimer, así como por colegios e institutos y centros con personas con diversidad funcional .

“La de hoy es la primera visita que hacemos aquí en Campolongo después de la declaración del estado de alarma”, reconoce Ana Martínez.

No solo es Senda la que hace las delicias de los mayores. Por el centro gestionado por Política Social ya pasaron otros perros como Bronce, que con 13 años se acaba de jubilar, o Roscón.

La Asociación Ramalladas Intervenciones Asistidas con Perros (registrada en la Xunta de Galicia como Entidad Prestadora de Servicios Sociales) se creó en Vigo en el año 2008.

Compartir el artículo

stats