Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El barrio fantasma que deja el futuro Montecelo

Los expropiados por las obras de ampliación del hospital abandonan sus propiedades tras entregar las llaves a la Xunta

Así ha quedado el Bar Polska, donde todavía se ven botellas de licores sobre la barra.

Así ha quedado el Bar Polska, donde todavía se ven botellas de licores sobre la barra. Gustavo Santos

Como un barrio fantasma, las casas, negocios y fincas que la Xunta de Galicia ha expropiado para las obras del Gran Montecelo, se encuentran ya totalmente abandonadas unas y cerradas a cal y canto otras. Esta misma mañana está previsto que sus propietarios entreguen las llaves a algún representante de la Axencia Galega de Infraestruturas.

Escombros, maderas, cableados, objetos usados y abandonados, ventanas y puertas sin marcos y los restos de la actividad de los negocios que hasta no hace mucho estaban a pleno rendimiento, así como de los hogares de familias enteras, yacen ahora por los suelos como si por las inmediaciones del hospital de referencia de Pontevedra hubiera pasado un “tsunami”. Ya no queda nadie en la zona. Y ayer mismo solamente se encontraba recogiendo los últimos enseres Amelia Aboal, propietaria de la floristería en el bajo de un edificio de su familia.

Escombro en un terreno y un edificio abandonado, con el Hospital Montecelo al fondo. Gustavo Santos

El gobierno autonómico ha destinado 3,8 millones de euros a las cinco viviendas afectadas, cuatro negocios y una veintena de terrenos, más de un millón sobre la cantidad inicial prevista de 2,5. Sin embargo, y pese a que firmaron la entrega, los vecinos seguirán luchando por lo que consideran una cantidad de dinero que se corresponda con sus propiedades. Amelia Aboal asegura que “vamos a por el justiprecio”. Y si no les convence, a juicio.

El 26 de noviembre de 2019 la treintena de expropiados de Montecelo recibieron el pago de los casi 4 millones de euros en total

decoration

Hay que recordar que según la Ley de Expropiación Forzosa para lograr el justiprecio un particular expropiado y la Administración convendrán una indemnización de mutuo acuerdo. En caso de no llegar a un pacto, la responsabilidad de fijar esa cantidad pasar a un Jurado de Expropiación, que tomará la decisión después de iniciar un expediente de carácter ordinario.

El 26 de noviembre de 2019 los expropiados de Montecelo recibieron el pago de los casi 4 millones de euros en total. Entonces se les informó de que el 28 de febrero de 2020 debían abandonar sus propiedades. La pandemia y el retraso en el inicio de las obras provocaron hasta cinco prórrogas, siendo el día de hoy, 16 de abril de 2021, la fecha definitiva.

Amelia Aboal se lleva los últimos objetos de su floristería. Gustavo Santos

Historias de familias enteras

“Nos vamos con mucha pena, porque aquí estaba nuestra vida”, se lamenta Amelia Aboal, que ayer echaba el cierre a su floristería recogiendo algunos artículos en su interior. Y es que su familia era la propietaria de uno de los edificios de la Avenida Montecelo, en el que además de la vivienda se encontraban la citada floristería y una peluquería, propiedad de su hermana, Mila Aboal, que se ha trasladado a la Avenida de Lugo.

"Me dejaron con una mano delante y otra detrás porque no tengo derecho ni a la ayuda de mayores de 50 años"

decoration

“Para mi padre, que tiene 83 años, esto es muy duro. De hecho, ahora ya no quiere ni pasar por aquí. Él heredó de su madre, mi abuela, la finca sobre la que levantó este edificio de tres plantas. Y a ella le dedicó el nombre del inmueble “A Reina”, porque así la conocían a ella aquí”, dice emocionada.

Además, hay una tercera hermana afectada, propietaria de la empresa de distribución de panel sandwich y de grúas y transportes Tradenor, que utilizaba el terreno anexo al edificio.

Los baños de uno de los bares abandonados en la zona. Gustavo Santos

Búsqueda de nuevas opciones

En la zona también había dos bares muy concurridos, la Taberna Polska y Casa Lola. Eran propiedad de los hermanos Martínez, que también tenían allí sus viviendas. Todos ellos han tenido que buscar otros lugares donde vivir y otros negocios con los que salir adelante.

“No es fácil, porque yo, con casi 54 años, qué voy a hacer. Era autónoma y tengo una hija que cuando nos expropiaron era menor de edad. Me dejaron con una mano delante y otra detrás porque no tengo derecho ni a la ayuda de mayores de 50 años”, confiesa la propietaria de la Floristería Montecelo.

Las obras del Gran Montecelo empezarán a principios del mes de mayo, tal y como informa la Consellería de Infraestruturas, que el pasado martes firmó el contrato para la ejecución de la primera fase con la unión de empresas Copasa-Puentes y Calzadas Infraestructuras-Ogmios Proyecto S.L. Esta fase y la segunda supondrán una inversión de 155 millones de euros.

Una de las viviendas abandonadas en el entorno del hospital. Gustavo Santos

Sanidade cita a los comuneros de Mourente para legalizar la situación de los terrenos

La Consellería de Sanidade ha enviado a la Comunidade de Montes de Mourente una notificación en la que la convoca a una reunión en la que abordar la situación de los terrenos del Hospital Montecelo, propiedad de los comuneros. La comunidad de montes confía en que en este encuentro, que se celebrará previsiblemente en abril, se llegue a un acuerdo sobre el establecimiento de un canon anual de alquiler de los terrenos, que en julio de 2018 una sentencia del Tribunal Supremo reconocía como propiedad de los vecinos de Mourente. La última reunión tuvo lugar en febrero del año pasado, justo antes de la pandemia, y en ella los representantes vecinales realizaron su propia propuesta. A la vista de no recibir ninguna respuesta al respecto, los comuneros enviaron el pasado 22 de marzo un escrito a la Consellería de Sanidade en la que le instaban a manifestarse al respecto tras haber transcurrido más de un año. En dicho escrito también anunciaban su intención de acudir a los tribunales si comenzaban las obras sin la regularización de los terrenos. En este sentido, consideran que el Sergas tuvo tiempo suficiente para resolver una situación irregular y confían en que esta nueva reunión “resuelva esta situación de forma definitiva”.

Compartir el artículo

stats