La xunta de goberno de Pontevedra aprobó este lunes una prórroga en la ejecución de los trabajos de reforma de la calle Loureiro Crespo y el barrio de O Castañal, “una de las obras más ambiciosas que acomete este gobierno municipal”, apuntó su portavoz, Anabel Gulías. Estos trabajos cuentan con un presupuesto inicial de 2.158.068,35 euros, que con las mejoras incorporadas asciende a unos tres millones de euros. Estos trabajos comenzaron en pleno estado de alarma, el pasado año, y se retrasarán tres meses sobre la fecha de finalización prevista. Deberían concluir en este mes de abril pero ahora finalizarán el próximo julio.

La prórroga está motivada por las condiciones meteorológicas que retrasaron los trabajos, unido al hallazgo de determinadas tuberías que no constaban en los planos de la zona. Se descubrieron canalizaciones de fibra óptica y de la conducción antigua de agua. Esta circunstancia hizo que las obras avanzasen de forma más lenta en los últimos meses, según explicó la portavoz del gobierno local.

“Es una de las inversiones que van a mejorar la calidad de vida de este barrio y son unas obras muy demandadas por el vecindario y que incluyen todos los estándares de calidad urbana del Concello de Pontevedra”, indicó Anabel Gulías. “Estamos ganando espacio para las personas y lugares donde nos podamos encontrar”, añadió.

Antiguo gimnasio de la ONCE

También se ve retrasada la obra del antiguo gimnasio de la ONCE, incluida dentro del proyecto EDUSI financiado por la Unión Europea, que tenía un plazo de finalización previsto este mes de abril y concluirá realmente dentro de un mes.   

Los motivos son también las condiciones meteorológicas y el retraso en la recepción de suministros debido a la pandemia de COVID-19 y las consecuencias del estado de alarma. Los informes técnicos avalan este retraso en la ejecución de los trabajos.