Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las autoescuelas, a la caza de profesores

En los picos de demanda se necesitan unos 30 monitores más en Pontevedra y su comarca

Moncho Martínez antes de comenzar una clase práctica de su autoescuela. | // GUSTAVO SANTOS

Las autoescuelas están a punto de entrar en su temporada alta y lo hacen con déficit de profesores. En Pontevedra y los municipios de la comarca trabajan alrededor de 130 profesores de autoescuela, repartidos entre las más de 60 centros docentes de esta especialidad que existen en la zona, pero este número no es suficiente para atender a los alumnos en los picos de demanda, especialmente la época estival.

El vicepresidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas, Moncho Martínez, comenta que cada verano se suelen reforzar las plantillas con un profesor por cada centro para cubrir, principalmente, la parte práctica, “en algunos casos a media jornada”, y que se necesitan algo más de una veintena de profesionales para poder cubrir la alta demanda en esta época del año.

Cada vez es más difícil encontrar profesores porque hay muy pocos. Solemos cubrir la demanda con algunos que vienen desde Santiago.

decoration

“Solemos cubrir la demanda porque muchos profesores vienen desde Santiago, que allí la tendencia es diferente, porque su temporada alta es en invierno, cuando tienen muchos estudiantes universitarios viviendo en la ciudad, pero cada vez es más difícil encontrar profesores porque hay muy pocos”, explica Martínez, propietario y monitor de la Autoescuela Almar, en Pontevedra.

También apunta a la falta de relevo generacional como otro de los motivos para que exista este déficit. “La mayoría de las autoescuelas de nuestra zona son un negocio familiar, yo calculo que más de la mitad, en torno a un 60 por ciento, y muchos de los profesores ya son mayores y no hay relevo”, relata Moncho, que en su día tomó el relevo de su padre en el centro de formación vial.

La Asociación Provincial de Autoescuelas asume que la necesidad de profesores no se cubrirá a corto plazo. A finales de marzo el BOE publicaba un Real Decreto que establecía el título oficial de Técnico Superior en Formación para la movilidad segura y sostenible, el equivalente a profesor de formación vial. Según la DGT, el grado superior de FP se impartirá a partir del curso 2022-2023, aunque el organismo público desliza en su página web que “podía anticiparse en algún centro el próximo curso”. Hasta ahora, la formación se realizaba con convocatorias de la DGT.

Espera entre teórico y práctico


El sector también padece en cierto modo el efecto de la pandemia en sus propios tiempos de trabajo. Ahora mismo, las autoescuelas ven pasar alrededor de una semana y media entre el momento en el que solicitan el examen práctico y la celebración de la prueba. Aunque las autoescuelas trabajan con antelación para reducir el impacto de esa demora sobre los alumnos, es más o menos el doble que hace dos años, cuando aún no se notaba el efecto del COVID, que ha obligado a los examinadores a ponerse al día con sus descansos y ha generado una bolsa de demanda pendiente.


En este sentido, respondiendo a una pregunta efectuada por el grupo PNV en el Congreso de los Diputados sobre el tiempo medio de espera para realizar el examen práctico una vez aprobado el teórico, el Gobierno calcula que “el tiempo medio nacional es de 95 días”, pero recalca que “no son tiempo de espera, sino tiempo entre la prueba teórica y la primera prueba de circulación que incluye la formación práctica para la obtención del permiso de conducción”, recordando que para un permiso de la Clase B se suelen necesitar alrededor de 35 clases prácticas. También reconoció que el estado de alarma de 2020 “supuso un atraso y acumulación de pruebas”.

Compartir el artículo

stats