El Concello de Poio tiene previsto realizar el próximo día 22 el acto de homenaje al histórico chef Pepe Solla, al que se dedicará la Rúa do Adro, en su parroquia natal de San Salvador. Solla falleció en enero de 2020, pero la pandemia ha impedido celebrar hasta ahora este reconocimiento. Así lo confirmó la titular del departamento de Memoria Histórica, la nacionalista Marga Caldas, cuya concejalía se encargó de tramitar la propuesta que fue aprobada en el pleno el pasado mes de octubre, con el apoyo unánime de todos los grupos de la corporación. Caldas afirma que “nos hubiera gustado haber realizado este homenaje mucho antes, pero entendemos que era necesario esperar a que la situación sanitaria mejorara lo suficiente para poder llevarlo a cabo con todas las garantías”.

En este sentido, el gobierno local adelanta que se desarrollará al aire libre, cumpliendo con todas las medidas de distancia correspondientes. Marga Caldas expresó su agradecimiento a la familia de Pepe Solla “tanto por su comprensión como por su implicación desde que iniciamos el proceso para realizar el homenaje que merece el que es sin duda uno de los grandes personajes históricos de nuestro municipio”.

Ya en el momento de su aprobación en pleno, el gobierno municipal había anunciado su intención de proceder a la colocación de una placa conmemorativa en la Rúa do Adro, muy cerca de la casa del chef y de su restaurante Casa Solla, cuando el COVID de un respiro. La ubicación, elegida también teniendo en cuenta los deseos de la familia, sirve para destacar “un lugar donde Pepe Solla ha desarrollado gran parte de su vida y carrera profesional, abriendo un negocio que durante décadas ha sido un referente de nuestra cocina a nivel gallego y nacional ”, subraya la concejala de Memoria Histórica.

Este homenaje póstumo ya había sido anunciado por el Concello a principios de 2020, poco después del fallecimiento de Pepe Solla. La Junta de Gobierno Local aprobó el procedimiento para poner en marcha este acto, proceso que se vio frenado por la llegada de la pandemia y las consecuencias del confinamiento. Por eso no pudo ser aprobado por el pleno hasta octubre. El Concello de Poio tiene claro que “una figura tan importante y decisiva en la restauración y la historia de nuestro municipio, y que siempre ha brillado con orgullo sus raíces poienses, bien merece este homenaje”.

Además de la fundación de Casa Solla, que fue el primer restaurante de Galicia en conseguir la primera Estrella Michelin (1980), González Solla tiene como méritos la obtención de la Medalla al Trabajo de la Asociación de Trabajadores de la Hotelería de Vigo y haber sido miembro distinguido de el Club de Leones y la Peña da Boina. De adulto presidió la Asociación Amigos de la Cocina Galega y fue galardonado con el Premio Pontevedreses del Año en la categoría de Economía y fue reconocido con el Premio Amigos de Pontevedra. Los detalles de este evento se llevarán a la próxima Comisión de Cultura, según explicó Marga Caldas.