Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reapertura de un histórico

El mítico café “Blanco y Negro” vuelve a abrir sus puertas al público después de casi medio año cerrado por los efectos de la pandemia del coronavirus

Pepe Amoedo (izquierda) y tres de los empleados del “Blanco y Negro” ante la terraza de la cafetería, ya abierta. Rafa Vázquez

El pasado mes de noviembre la histórica cafetería “Blanco y Negro” de Las Palmeras echaba el cierre temporal debido a las restricciones de la pandemia y el auge de la segunda ola. En pleno invierno un negocio no puede vivir solo de su terraza y sus responsables y los hermanos Amoedo, Pepe y Pilar, lo saben bien.

Esta semana el café, uno de los más emblemáticos de Pontevedra, ha reabierto sus puertas para alegría de sus clientes más fieles, “que nos recibieron felices y, por lo visto, echándonos mucho de menos”.

Han sido algo más de cinco meses, “pero es que tal y como estaban las cosas...”, dice Pepe Amoedo.

El hostelero reconoce que por lo general la clientela fiel es muy cumplidora de las normas anti COVID, pero que los fines de semana la cosa siempre se complica un poco más. Y ese fue uno de los motivos que les llevó a cerrar durante un tiempo manteniendo a sus cuatro empleados en ERTE, que ahora han recuperado.

Los orígenes del “Blanco y Negro” se remontan al año 1944. Aunque ahora los responsables son Pilar y Pepe Amoedo, antes lo fue su padre, Clarimundo Amoedo, quien cogió el traspaso del café en 1965. Antes estuvo en manos de un emigrante retornado que lo abrió con un amigo negro, de ahí el nombre.

Compartir el artículo

stats