Un total de 107 bodegas de la denominación de origen Rías Baixas pusieron en circulación el pasado año 10.809.225 botellas por todo el mundo, lo que supone algo más de 8,1 millones de litros, una cifra muy similar a la del año anterior. Este volumen ya representa el 33,33% de las ventas totales del pasado ejercicio, y son más de 70 los países que importan vinos de Rías Baixas. El valor, por su parte, ascendió a 44.133.720 de euros, según informa el Consello Regulador.

Sin embargo, la propia entidad señala que “no se puede obviar que el COVID, los aranceles en Estados Unidos y la incertidumbre del Brexit han dificultado las operaciones de las bodegas”. Según las cifras que maneja el Consejo Regulador, las ventas de sus vinos han sido en 2020 de 24.322.129 litros, lo que supuso una disminución del 12% con respecto al año anterior, bajada que responde también a una menor cosecha con respecto a 2019.

La evolución de la pandemia y supresión de los aranceles de Estados Unidos, aun provisional, hace albergar un buen futuro para las exportaciones de Rías Baixas, que ya se puede entrever en las cifras de los dos primeros meses de este año, con un incremento en volumen de vino verificado por el Órgano de Control y Certificación del Consejo de un 16%.

En este contexto, 2020 destacó por el ligero aumento (0,90%) del volumen de exportación y el descenso del 0,79% en valor, cuyo precio medio por litro se situó en 5,44 euros. En general, la evolución de los principales mercados es positiva: Estados Unidos mantiene su posición como primer destino, cuyas ventas representan el 27% del total exportado. Le sigue Reino Unido, con un porcentaje del 26%, y Puerto Rico como tercer país importador, que creció más del 30% en volumen y valor.

En el top ten de mercados, los vinos de Rías Baixas continúan ganando cuota de mercado en Irlanda, y Canadá, con crecimientos del 15% y 40% respectivamente.

También fue un buen año para otros destinos como Holanda, Suecia y Rusia, mientras que la crisis sanitaria pasó factura en Alemania y México. Fuera de los diez primeros destaca la trayectoria de Japón.