Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de pisos creció en nueve municipios frente al descenso en Pontevedra y Sanxenxo

La venta de pisos creció en nueve municipios frente al descenso en Pontevedra y Sanxenxo

La pandemia del COVID paralizó casi por completo la actividad de compraventa de viviendas entre los meses de abril y junio de 2020 –coincidiendo con el confinamiento de aquellos días– que situó el balance del segundo semestre del año en niveles muy bajos.

La comarca cerró 2020 con 1.267 transacciones, una caída de apenas el 11% pese a que la pandemia casi paralizó la actividad varios meses | Se detecta un repunte en la compra de vivienda nueva, bajo mínimos en años anteriores

Sin embargo, este proceso se revitalizó de forma muy notable en la segunda mitad del año pasado hasta el punto de que nueve de los catorce municipios de la comarca cerraron el último ejercicio con mejores cifras que en 2019, año que se había erigido como el mejor desde la crisis del sector de una década atrás. Capo Lameiro, Cerdedo-Cotobade, Cuntis, A Lama, Marín, Moraña, Ponte Caldelas, Portas y Vilaboa son los nueve municipios en los que en 2020 se vendieron más pisos que en 2019.

Sin embargo, la caída experimentada en los territorios más poblados y con mayor tradición en esta actividad, Pontevedra, Sanxenxo y, en menor medida Poio, repercute en el balance conjunto de toda la comarca, que cierra el ejercicio con un balance negativo, si bien mucho mejor de lo que se esperaba a mediados de año. Así, los catorce municipios que integran la comarca sumaron el pasado año 1.267 transacciones inmobiliarias, un 11% menos que las 1.427 del ejercicio anterior, pero por encima de los años 2016, 2017, cuando no se pasó nunca de las 1.238 operaciones.

Se aprecia un aumento del precio de la residencia vacacional

En el caso de Pontevedra, este periodo marcado por la pandemia se cerró con 544 compras de viviendas, frente a las 695 de la etapa anterior, lo que supone un descenso de 151, es decir, de casi el 22%. Es la caída más acusada puesto que en Sanxenxo se pasó de 314 a 259 operaciones, es decir, un 17% menos. Por su parte, Poio vio reducida su actividad en apenas siete casos ( de 133 a 124) Barro y Caldas, con un número de operaciones mucho más reducido son los otros concellos donde 2020 finalizó con peores cifras que 2019.

Entre los territorios con comportamiento positivo, destaca el caso de Marín, donde se registraron 136 transacciones, catorce más que en el ejercicio anterior, lo que supone una mejoría de más del 11%. Por su parte, en territorios más pequeños, como Cuntis (de 9 a 15), A Lama (de 7 a 15), Portas (de 4 a 10) o Vilaboa (de 9 a 14), el aumento ser aproximó al doble con respecto a las ventas de doce meses antes.

Un fenómeno detectado en toda Galicia y que también se verifica en la comarca de Pontevedra a la vista de estos datos es que el COVID ha provocado una “huida” de territorios más densamente poblados para adquirir casa en municipios rurales. Los ciudadanos que pueden optan por comprar una casa en espacios abiertos y alejados de las ciudades para minimizar el riesgo de contagios y de contactos masivos, lo que explica aumentos en concellos de escasa tradición de venta de pisos, como es Moraña (que pasó de 15 a 18), Campo Lameiro (de 1 a 4) o Cerdedo-Cotobade, que alcanzó las 28 compraventas y se consolida entre los municipios con mayor dinamismo entre los del interior de la provincia.

Los precios también influyen y destaca el aumento que se vaticina para este verano en el mercado de la vivienda vacacional en Galicia. En este marco, la costa de la provincia de Pontevedra se perfila como la zona de mayor demanda de compraventa de vivienda vacacional, con Sanxenxo y Portonovo como principales motores, según desvela un informe de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias, Fegein. Los precios más elevados de la vivienda vacacional se concentran en las Rías Baixas, principalmente en el núcleo urbano que configuran Sanxenxo y Portonovo, una zona que registra un precio de 2.200 euros por metro cuadrado.

Por otra parte, un capítulo que también parece recuperarse, aunque de forma lenta, es el del mercado de la vivienda nueva. Hace tres o cuatro años, apenas el 5% de y todos los pisos que se compraban estaban sin estrenar y en 2020 esa tendencia creció al doble, el 10%. Aún sigue siendo muy mayoritario el fenómeno de la segunda mano, al acaparar 1.138 pisos de los 1.267 comprados el pasado año. En la ciudad de Pontevedra ya son el 16% de todos, y el 13% en Sanxenxo, pero todavía es muy minoritario en Marín y Poio e inexistente en Barro, Caldas, Ponte Caldelas o Vilaboa, por ejemplo.

1-Una media de 105 operaciones al mes

Los meses del confinamiento fueron de casi nula actividad, pero tras el verano aumentaron las transacciones hasta 1.267

2-Destacan Marín y Cerdedo-Cotobade

No son municipios con gran tradición de compraventa de pisos, pero 2020 fue muy positivo para ambos, con más de 150 casos en conjunto.

3-Los pisos a estrenar, el 10% del total

No es todavía un porcentaje destacado, pero sí marca una tendencia al alza que no se venía desde hacía tiempo. En 2020 fueron 129 casos.

4-De 18 a 20 meses de retraso

Es lo que suele tardar la resolución de las licencias urbanísticas en las ciudades, según la queja de los aparejadores gallegos.

La ciudad de Lérez, la cuarta urbe gallega con mayor demanda de vivienda, con casi mil inscritos

El Rexistro de Demandantes de Vivenda de la Xunta certificado a día de ayer un total de 966 inscritos avecindados en el municipio de Pontevedra, lo que sitúa a la ciudad del Lérez en la cuarta urbe gallega con mayor demanda oficial, en especial de pisos de promoción pública. Vigo (5.422) y A Coruña (2.225) son tradicionalmente los dos territorios que encabezan siempre este listado y en esta ocasión aparece Lugo en tercer lugar, con 1.035 solicitantes anotados. Pontevedra se coloca muy por delante de Santiago (743), Ferrol (498) y Ourense (256). Pontevedra acapara el 79% de toda la demanda de la comarca, donde destacan Cerdedo-Cotobade (38), Marín (80) Poio (75). Por su parte el Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos ha tachado de “inaceptable” la ralentización del proceso de concesión de licencias urbanísticas, “que tarda entre 18 y 20 meses, por parte de la mayoría de ayuntamientos de la comunidad autónoma de Galicia”. En un comunicado, la organización, que representa a los Colexios de Arquitectura Técnica de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, ha destacado “la importancia capital” de este tipo de licencias para el desarrollo y ejecución del Plan Social pola Vivenda 2021-2025 impulsado por la Xunta de Galicia a través de la Consellería de Medio Ambiente, Infraestruturas e Vivenda. En una reunión con la Administración autonómica para abordar el pacto de vivienda, el presidente del Consello Galego de Aparelladores e Arquitectos Técnicos, Pelayo C. Eyo Valladares, recordó a la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, y al director general del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), Heriberto García Porto, que la ley del suelo de Galicia fija un plazo máximo de tres meses para la concesión de licencias municipales. “Hoy el tiempo medio de concesión se establece entre 18 y 20 meses. En una sociedad moderna y competitiva esta demora es inaceptable”, ha indicado Valladares. “El Colegio está a disposición de la Administración autonómica”, ha recalcado la asociación, que ha insistido en que la rehabilitación, regeneración y renovación del parque de viviendas de Galicia “debe ser protagonista en el Pacto Social porque es necesario y urgente mantener y conservar el patrimonio construido; fomentar y mejorar la eficiencia energética de las viviendas y proteger los inmuebles del gas radón”.

Compartir el artículo

stats