Por segundo año consecutivo el alto de San Cibrán, en Tomeza, no acoge hoy la tradicional romería del lunes de Pascua, a causa de las restricciones derivadas del COVID. La ermita no recibirá peregrinos, que en décadas anteriores llenaban las colinas de este monte, en muchos casos acampados desde la noche anterior. Las celebraciones de este día, festivo en Pontevedra, se limitarán a las misas habituales de esta fecha. Los asistentes tendrán que cumplir con las restricciones derivadas de la normativa COVID, por lo que no podrá haber congregaciones de personas. Tampoco habrá procesión, ni se organiza el ritual de las nueve vueltas a la ermita y la bendición de ramilletes.

Al igual que ocurre en Tomeza, el monasterio de A Armenteira, en Meis, tampoco acogerá este lunes de Pascua la Romería das Cabezas, que en años anteriores atraía igualmente a miles de devotos.