La Asociación por la Defensa de la Ría (APDR) critica las declaraciones realizadas por el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Juan Manuel Vieites, en defensa de la factoría de Ence en Pontevedra y califica de “ridículo” uno de los argumentos de la patronal.

La CEG defendió la continuidad de la fábrica de Ence en Pontevedra puesto que “quedó sobradamente acreditado” que la pastera opera con estrictas medidas ambientales y de seguridad y “no incumplió el título concesional” en relación a la contaminación y el impacto sobre el medio ambiente. Además, insistió en que la pastera “no causa impacto ambiental” y opera “con estrictas medidas ambientales y de seguridad”.

Para APDR, Vieites “trata de justificar” la permanencia de Ence en Lourizán con el “ridículo argumento” de que “nadie ha presentado ningún emplazamiento concreto para trasladarla”. El presidente de APDR, Antón Masa, se pregunta “¿desde cuando hay que buscarle emplazamiento a las empresas cuando finaliza su concesión?” y añade que “Ence, y solo Ence, es quien tiene que buscarlo, nadie más”.

APDR insiste en que Ence tiene que abandonar la ría y, en cumplimiento de la ley, recuperar la zona que hoy ocupa para dejarla tal como se encontraba en el momento de su llegada; porque “esa zona pública, por definición y por ley, pertenece al conjunto de las gallegas y gallegos”.

La patronal gallega sostiene además que el cierre de Ence no solamente supondría la pérdida de 800 empleos directos en Pontevedra, a los que habría que sumar 2.700 puestos de trabajo de contratistas del área industrial, logístico y del transporte, y 2.100 empleos más del sector forestal de toda Galicia, sino que también se perderían parte de los compromisos de inversión de la pastera, cuyo Plan Estratégico 2019-2023 contempla un gasto de 350 millones de euros, lo que supone empleo y actividad económica durante este período no solo para la provincia sino para toda Galicia.

APDR enmarca estas declaraciones en una campaña de Ence, la Xunta de Galicia y el PP “para tratar de conseguir que Ence permanezca en la ría saltándose la legalidad”, una campaña de la que señalan que está “orquestada alrededor de la falacia de que la Administración del Estado elaboró el proyecto de Ley de Cambio Climático con el objetivo último de sacar Ence de la Ría”. Cuestiona además las declaraciones del presidente de la CEG en las que señalaban que “lamenta que Ence se vaya por motivos ideológicos y no técnicos”.